Karen Fernández.17 julio

Al muelle Hernán Garrón Salazar, donde atracan los cruceros que llegan a Limón, se le pretende dar una buena chaneada, gracias a una inversión de ¢120 millones.

El nuevo muelle de cruceros mostrará una cara más limonense para que a los visitantes les de ganas dé quedarse a conocer la provincia.
El nuevo muelle de cruceros mostrará una cara más limonense para que a los visitantes les de ganas dé quedarse a conocer la provincia.

El objetivo es darle una nueva cara a la terminal, ya que es lo primero que verán los turistas que visitan nuestro país por esa vía. Según datos del Instituto Costarricense de Turismo, el año pasado nos visitaron más de 193 mil.

"Queremos quitarles el aliento desde el primer vistazo, para que luego se enamoren del sabor, la naturaleza, la música, la cultura y la belleza de todos los cantones de esta provincia caribeña”, dijo Andrea Centeno, presidenta ejecutiva de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

Para lograrlo, Centeno firmó un convenio con la ministra de Turismo, María Amalia Revelo, para que el ICT le dé la plata para comenzar de inmediato con los arreglos.

“Limón es capaz de enamorar al turista por medio de su naturaleza y la calidad de su gente. Nuestro objetivo es incentivar la estancia en la provincia y con ello reactivar no solo la economía local y nacional, sino posicionar a la provincia como un destino que puede competir con otros, ofreciendo calidad y una vivencia turística basada en la cultura y la tradición limonense”, manifestó el presidente de la República, Carlos Alvarado.

El nuevo diseño buscará transmitir la identidad limonense desde que el turista ponga un pie den la provincia, para que le den ganas de salir a conocer la provincia y no como sucede actualmente que los tour operadores se los llevan a otros lugares, apenas llegan a Limón.