Por: Karen Fernández.   18 octubre
Cuenta la leyenda que los muñecos que la mamita colocó para acompañar a su hijo, cobran vida para protegerlo de los intrusos. Foto: Cortesía Pablo Sánchez

Hay un lugar en los alrededores del Sanatorio Durán llamado la montaña de Lalo muñecos, al que solo los más valientes se animan a entrar. ¿Se la juega?

Cuenta la leyenda que hace muchísimos años, una muchacha de Tierra Blanca de Cartago quedó embarazada y como en aquellos tiempos eso era casi que pecado capital, huyó hacia la montaña El Raicero para evitar las represalias de su familia y la vergüenza que representaba para ellos el que su hija quedara en estado sin estar casada.

Al nacer el bebé, la joven mamita comenzó a decorar la montaña con muñecos para que su hijo no se sintiera solo; sin embargo, ella muere cuando el niño tan solo tenía ocho años y según la leyenda, los muñecos cobraron vida para proteger a Lalo de cualquier intruso que entre a la montaña, de ahí el reto para los valientes que quieran atreverse a entrar al bosque que estará decorado con unos 600 muñecos.

Así lo contó el organizador de la caminata, Pablo Sánchez, quien explicó que este es el tercer año en que realizan la actividad y cada vez se suman más valientes.

“Son seis kilómetros en total, saliendo del Sanatorio Durán y con llegada al mismo punto y durante el recorrido se escuchan los aullidos de los coyotes que le han pegado un susto a más de uno con solo oírlos”, aseguró Sánchez.

Y con la fama de los fantasmas que habitan en el Sanatorio Durán, sin duda, hay que ser muy gallo para caminar por sus alrededores. Además, por las noches se escuchan ruidos, gritos y carcajadas extrañas que previo al Halloween dicen que aumentan.

La caminata será el 26 de octubre y está dirigida a todas los personas mayores de 12 años, aunque los menores de edad que quieren ir a vivir esta experiencia, deberán llegar acompañados de un adulto.

En total serán cinco salidas las que se harán, la primera a las 6 de la tarde, con los primeros 60 aventureros, y luego cada veinte minutos (6:20 p.m., 6:40 p.m., 7 p.m. y 7:20 p.m.) saldrá un grupo con igual número de participantes.

¿Se imagina ir caminando tranquilamente por el bosque y que se le aparezca un payaso asesino que quiera matarlo? Foto: Cortesía

“Cada año innovamos con algo diferente, en el 2017 solo colocamos los muñecos, en el segundo (2018) agregamos payasos terroríficos y este año, además de estos dos elementos, los combinaremos con más folclor costarricense, ya que llevaremos una cimarrona y mascaradas para que reciban a los participantes a la entrada de la finca, mientras se calientan al calor de la fogata y disfrutan de una deliciosa aguadulce”, agregó el organizador.

El recorrido total le tomará unas tres horas y media y para su tranquilidad, durante todo el camino habrá vehículos disponibles para trasladar rápidamente a cualquier persona que sufra un accidente, también cuentan con paramédicos contratados. Habrá guías que le irán contando detalles de la leyenda y otros miembros del staff para asegurarse que nadie se salga de la ruta.

Bien abrigados

Eso sí, recuerde que esto está cerquita del volcán Irazú, por lo que la temperatura podrá estar entre los seis y ocho grados centígrados durante la noche, así que mejor váyase bien abrigado y si es friolento eche gorrito, guantes, bufanda y cuanto chunche tenga para matar el frío.

Lleve foco, ropa impermeable y abrigada para aguantar las bajas temperaturas del recorrido. Foto: Cortesía

Es indispensable llevar foco o una lámpara, pues más de la mitad del recorrido no cuenta con luz.

Además, casi la mitad de esos seis kilómetros son a la par del río Reventado, en algunas partes tendrá que cruzar el río, pero colocarán tablas para que no se moje los pies.

Lo ideal es que lleve zapatos aptos para caminar, con punta de hule, buen agarre en las piedras y la tierra, que sean impermeables y transpirables; medias especiales para senderismo que absorban el sudor y lleve pantalón cómodo, largo y de secado rápido.

Como parte del atractivo que podrá disfrutar está la hermosa vista del Valle Central desde el mirador El Alto del Catar, así como atravesar un bosque con robles centenarios.

Para que disfrute la aventura y no se preocupe por la seguridad de su carrito, podrá dejarlo en el parqueo del Sanatorio Durán por tan solo dos rojitos.

El recorrido no es apto para cardíacos, pero por aquello, habrá paramédicos acompañando el trayecto por cualquer emergencia. Foto: Cortesía

La inscripción tiene un costo de siete mil colones en preventa y si se espera hasta el propio día deberá pagar diez rojitos.

Las entradas están a la venta en las tiendas Runners ubicadas en Rorhmoser, Heredia, Desamparados, Curridabat y Alajuela, o en la tienda Fortia, que se localiza al costado norte de los Tribunales de Cartago.