Franklin Arroyo.Hace 4 días

Música para manejar de una forma más llevadera las náuseas y el vómito que causa la quimioterapia a los pacientes que tienen cáncer, es la nueva estrategia que usan en el salón de Oncología del Hospital México.

El tipo de música es instrumental o de sonidos de la naturaleza y estará puesta todo el día a un volumen moderado para que los pacientes puedan relajarse.

Además, complementarán la técnica con bebidas que pueden incidir en la relajación como tés de jengibre o canela, helados a base de agua y juegos de mesa.

Con parlantes y música suavecita los pacientes con cáncer reciben un chineíto del personal de Oncología del hospital México. Cortesía Gollo.
Con parlantes y música suavecita los pacientes con cáncer reciben un chineíto del personal de Oncología del hospital México. Cortesía Gollo.

“Los beneficios de la música son increíbles y están en la literatura. No lo inventamos nosotros. Es un reto. Los estudios señalan que si mantengo a los pacientes relajados, con buenos ambientes, música, distracciones es más probable que sientan bienestar y estén dispuesto a tomar los tratamientos porque no hay dolor", explicó la enfermera Elizabeth Hernández, supervisora de la sala de Quimioterapia del Hospital México.

La música puede, incluso, aumentar la expectativa de vida de los pacientes.

“Si uno logra que el paciente no tenga dolor, entonces va a tener ganas de vivir, de comer, de dormir bien y el efecto del tratamiento en el organismo es mayor”, explicó.

En septiembre del 2018, la Unidad de Emergencias Quirúrgicas del Hospital México implementó desarrolló una técnica similar. Fotos Melissa Fernández
En septiembre del 2018, la Unidad de Emergencias Quirúrgicas del Hospital México implementó desarrolló una técnica similar. Fotos Melissa Fernández

La enfermera explicó que la música debe ser tranquila, pero variada para que el oído no se costumbre al sonido. Si eso sucediera, deja de ser relajante.

Agradecido con la música

Arturo Fait, un paciente de 42 años, fue de los primeros en beneficiarse con la música y asegura que es es una idea genial.

“Es importante porque muchos pacientes llegan con miedos de mitos que les han metido por la quimio. A mí me ponen dos bolsas de sangre todas las semanas y no pasa nada, pero muchos llegan diciendo que eso es malo. La música ayuda a calmar.

“En lo personal a mí me gusta el rock, pero no creo que vayan a ponerlo, es más de música instrumental y de sonidos de la naturaleza”, dijo el vecino de Cañas, Guanacaste.

La iniciativa fue posible gracias al aporte de Gollo, que donó los parlantes con los que están realizando la terapia.

"Las sesiones de quimioterapia son un momento complejo para pacientes y acompañantes, por eso quisimos aportar nuestro granito de arena para que sean más llevaderas y colaborar en la recuperación de los pacientes”, dijo Martha González, coordinadora de Responsabilidad social de Gollo.

Más provechoso

Quisimos saber sí realmente la música tiene beneficios para los pacientes que padecen cáncer y le preguntamos al experto Pablo Valverde, musicoterapista, licenciado en la Universidad El Salvador en Buenos Aires, Argentina.

“La música puede tener una influencia positiva en el tratamiento oncológico en la disminución del dolor, mejoría en el estado de ánimo, mejorar la calidad de vida, tanto en lo físico como emocional”, explicó.

Dijo que para los pacientes terminales es una gran ayuda en cuanto a la aceptación del duelo por el que pasan porque les ayuda a aceptar la enfermedad.

“Ciertamente va a ayudar al manejo de náusas y vómito porque toda enfermedad tiene un componente biológico y uno emocional y no es lo mismo una persona con cáncer deprimida que una con una actitud positiva”, añadió.

Los pacientes responden positivamente al estímulo. Fotos Melissa Fernández
Los pacientes responden positivamente al estímulo. Fotos Melissa Fernández
Puede ser variada

Valverde dijo que la música no siempre debe ser instrumental o tranquila y que el campo de la musicoterapia es muy amplio.

“La musicoterapia puede servir para levantar el ánimo de los pacientes, entonces llevar una salsita bien buena o un rock nos puede ayudar a mejorar los estados de humor”, dijo.

Sugiere llevar instrumentos al salón e improvisar con los pacientes y sus acompañantes.

“El paciente no tiene que saber de música, pero debe ser un sujeto activo y explorar todas las posibilidades que ofrece la música: crear, improvisar, escuchar, tocar, inventar instrumentos, crear canciones, bailar, interpretar qué significa una letra”, comentó.

Alabó la iniciativa del hospital y dejó abierta la posibilidad para que adquieran más conocimiento buscando a un profesional.

“No dejen morir el proyecto, es muy importante y beneficioso”, dijo don Pablo.

La musicoterapia es una carrera en medicina, como la Ortepedia o la Psicología. Cuando se implementa música en un salón con pacientes y el encargado no es un musicoterapeuta se puede desaprovechar muchas de las técnicas que esta profesión pone a beneficio del paciente. Para que se pueda llamar musicoterapia, el encargado que la aplica debe ser un profesional en esa carrera.