Rocío Sandí.6 julio, 2020

Nancy Marín, exministra de Comunicación, renunció al puestazo en el que empezó a trabajar el miércoles pasado en el Instituto Nacional de Seguros (INS).

Ella fue contratada como asesora de la presidencia de la institución, con un salario superior a los 3,4 millones de colones, lo que desato muchas críticas.

El INS informó, por medio de un comunicado, que Marín puso la carta de renuncia este lunes en la mañana.

“El presidente ejecutivo del INS, Róger Arias, aceptó su retiro y recordó: ‘en este momento todo el esfuerzo debe concentrarse en optimizar y hacer más accesible la protección de las y los costarricenses, especialmente en el contexto actual generado por la pandemia del COVID-19′”, detalló el comunicado.

Marín renunció como ministra de Comunicación en plena pandemia. Foto: José Cordero.
Marín renunció como ministra de Comunicación en plena pandemia. Foto: José Cordero.

“Se valdrá del consejo y amplia experiencia de un grupo de altos funcionarios del INS para dar lo mejor de sí como máximo rector de esta institución”, añadió Arias.

Marín había renunciado hace poco más de un mes a su cargo como comunicadora del Gobierno, argumentando que quería dedicarle más tiempo a su familia, pero semanas después sorprendió con la noticia de su nuevo nombramiento.

El Partido Liberación Nacional (PLN), por medio de su secretario general, Gustavo Viales, y el jefe de fracción, Luis Fernando Chacón, solicitaron al presidente de la República, Carlos Alvarado, que echara para atrás con el nombramiento de Marín, ya que, según ellos, contradecía la imagen de austeridad que predica el Gobierno en tiempos de pandemia.

“La renuncia de Nancy Marín no solo era de esperarse, sino que debía darse con prontitud. No solo por decoro de parte del gobierno PAC, sino debido a que el INS no requiere de una persona con su perfil”, dijo Harllan Hoepelman, diputado del Partido Nueva República.

Por su parte, el legislador liberacionista Luis Fernando Chacón, dijo: “el nombramiento de Nancy Marín fue un acuerdo que no debió haberse dado nunca, una recomendación no prudente para el gobierno de la República en un momento donde esto no genera confianza”.