Karen Fernández.23 agosto
Diego Quirós, no quería andar su moto sin licencia, por eso luchó para que le dieran las clases y poder sacarla. Foto: Cortesía
Diego Quirós, no quería andar su moto sin licencia, por eso luchó para que le dieran las clases y poder sacarla. Foto: Cortesía

Once personas sordas están a punto de tener licencia de conducir gracias a la lucha que se pegó Diego Quirós Gómez.

Quirós, quien tampoco escucha nada, le pidió a las autoridades de Seguridad Vial, en el 2015, que contrataran intérpretes de Lesco para matricular el curso teórico de manejo.

Como no le hicieron caso, presentó un recurso de amparo para que la Sala Constitucional le diera la razón y obligara al Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) a hacerlo.

“Cuando lo matriculaba yo especificaba que él era una persona sorda, por lo que requería de un intérprete para llevar las clases, la primera vez fui a San José y la instructora que le dio clases me dijo que ella sabía un poquito de Lesco, pero que lo mejor era que me quedara en las clases y fui a todas, pero cuando le tocó hacer el examen no me dejaron entrar y como la intérprete que le pusieron nunca había hablado con él antes, lo perdió”, explicó Maricruz Alvarado, esposa de Diego.

Si bien a él le tocó incorporarse a un curso especial de personas que no saben leer ni escribir, y no a uno de sordos, sí le pusieron un intérprete que le ayudara a comprender las enseñanzas y así pudo hacer el examen de manejo.

Tres años después de esa larga pelea, ya cuenta con licencia para manejar moto, que le otorgaron el 20 de noviembre del 2018 y la de carro, que sacó en enero de este año.

¿Cómo hace para andar en la calle sino oye?

Maricruz nos dijo que su esposo se fija más en los espejos y está más atento a su entorno.

“Siento las vibraciones y doy campo cuando veo que están corriendo mucho. Yo no corro y ando con mucho cuidado. Cuando veo que hay riesgo, prefiero detenerme”, explicó Diego con ayuda de su esposa.

Agregó que quería tener licencia para andar tranquilo en la calle, sin tener que escondérsele a los tráficos.

Como tiene ambos vehículos, usa más la moto para ir al brete y el carro lo usa más los fines de semana, cuando anda con la familia.

“La moto es más fácil para capearse presas”, explicó el trabajador de construcción.

Abrió camino

Quirós le abrió el camino a 23 personas sordas que durante las últimas cuatro semanas asistieron al primer curso diseñado para sus necesidades, el cual arrancó el 23 de julio.

La intérprete Ariana Solano respondía las consultas de los estudiantes. Foto: Rafael Pacheco
La intérprete Ariana Solano respondía las consultas de los estudiantes. Foto: Rafael Pacheco

Las lecciones se dieron en la sede de educación vial de Cartago los martes y miércoles y fue justamente este 21 de agosto cuando 17 de ellos hicieron el examen teórico.

“Ellos son muy visuales, el manual básico no está diseñado para ellos. Incluso se les dio un resumen escrito y fue un fracaso, me dijeron que no entendían”, comentó Pedro Valladares, profesor del curso.

Agregó que hay que darles una atención más personalizada y son muy participativos, pero cree que el estrés y el nerviosismo los afectó en el examen.

Esto porque seis de ellos lo perdieron, aunque solo uno sacó un 60. Los demás se movieron en el rango de los 70 y entre los 11 que lo pasaron, destacó Jean Carlo Barrantes, que se pegó la teja.

Durante la prueba se proyecta un video con las 40 preguntas, en el que se puede leer la pregunta, un intérprete la explica en Lesco y ellos deben responder con una especie de control remoto la opción correcta.

También disponen de más tiempo para responder, hasta que les quede clara la consulta y la intérprete del grupo les evacue las dudas.

Mediante un control respondían cada una de las respuestas. Foto: Rafael Pacheco
Mediante un control respondían cada una de las respuestas. Foto: Rafael Pacheco

En este primer curso participaron estudiantes de Heredia, Alajuela, Turrialba, Cartago y Desamparados, que se desplazaban hasta la ciudad brumosa.

Ahora, para darles chance de aprender a manejar, el curso práctico de manejo lo tendrán el 4 de noviembre, cuando contarán nuevamente con un intérprete que los acompañe en el recorrido.

Expectativa

Una que estuvo muy de cerca de ellos fue Ariana Solano, la intérprete que los acompañó todo el curso y durante el examen.

"Ellos venían con mucha expectativa de qué iba a suceder, máxime porque muchos habían perdido varias veces la prueba porque no entendían la materia.

Una vez terminado el examen los estudiantes aplaudieron de la felicidad. Foto: Rafael Pacheco
Una vez terminado el examen los estudiantes aplaudieron de la felicidad. Foto: Rafael Pacheco

Uno de ellos fue Roberto Astorga, vecino de Cartago, quien nos contó que necesita la licencia con urgencia porque ya tiene carro y no lo puede manejar.

“Fui a un curso con oyentes y era mucho español y no estaba seguro si entendía la materia, pero esta vez el curso fue más claro y la prueba en sí también por lo que creo que me fue bien”, comentó el joven de 25 años.

Roberto Astorga, repitió el curso teórico porque con los oyentes no entendió mucho la materia. Foto: Rafael Pacheco
Roberto Astorga, repitió el curso teórico porque con los oyentes no entendió mucho la materia. Foto: Rafael Pacheco

Carlos Rojas, jefe de formación de Educación Vial reconoció que no es sencillo adaptarles el curso porque algunos no saben leer ni escribir.

“El lenguaje Lesco no tiene señas para palabras como calzada y espaldón, por ejemplo”, explicó Rojas.

Vivos: Hay 50 personas sordas en lista de espera para hacer el próximo curso, el cual aún no tiene fecha ni lugar, aunque se especula que podría ser en Puntarenas. Los interesados estar pendientes de las redes sociales de Cosevi, pues ahí se anunciarán la fecha y el lugar del próximo curso. El cupo es limitado y dependerá de la capacidad del lugar donde se realice.