.2 septiembre
Momento en que las autoridades aflojan, una vez más, ante los sindicatos. Foto: Rafael Pacheco
Momento en que las autoridades aflojan, una vez más, ante los sindicatos. Foto: Rafael Pacheco

Los que gobiernan este país, es decir, los sindicalistas, esos mismos que no producen nada pero se lo llevan todo, vuelven a hacer de las suyas.

Este lunes la ANDE y la APSE iniciaron lo que llaman una huelga intermitente, como protesta contra el proyecto de ley que se analiza en la Asamblea Legislativa el cual busca frenar las huelgas en servicios esenciales.

Para este martes tienen planeada una marcha que saldrá del Parque Central de Chepe hacia la Asamblea Legislativa. Otra vez, sindicatos de salud, quienes acaban de finalizar una deshumanizante huelga, se unirán a la manifestación.

Y ahí es donde quiero ver la actitud que tomará el presidente Carlos Alvarado, quien lo que hizo con la mano en su lucha por el plan fiscal lo borró con el codo por la debilidad con la que enfrentó a los sindicalistas de la Caja quienes el 12 de agosto levantaron una semana de protestas.

Para detener las manifestaciones, en las que miles de costarricenses resultaron afectados en un área tan sensible como la salud, se acordó entre sindicalistas y Román Macaya, cabeza de la Caja, que sean los Tribunales de Justicia los que resuelvan el conflicto sobre los indignantes beneficios, tarea que puede tardar al menos cinco años, es decir, mientras el gobierno nos apretó con el IVA aceptó mantener abierta en la Caja la llave del desperdicio.

Allí se le cayeron las medallas, ojalá reaccione, resuelva este entuerto con la Caja y si quiere recuperar credibilidad para pedirnos sacrificios a todos en este país, debe plantarse ante los educadores, que ya descabezaron un ministro.