.12 febrero
Magistrada Iris Rocío Rojas Morales, de la sala primera de la Corte, pidió que se intervinieran los teléfonos de los periodistas con el fin de saber quien les pasa información del Poder Judicial. Así o más feo.
Magistrada Iris Rocío Rojas Morales, de la sala primera de la Corte, pidió que se intervinieran los teléfonos de los periodistas con el fin de saber quien les pasa información del Poder Judicial. Así o más feo.

Qué bicho habrá picado a la magistrada Iris Rocío Rojas, de la Sala Primera, que la hizo de creer que vive en Nicaragua o Venezuela.

La señora sugiere, al mejor estilo de una película de espías, que se intervengan los teléfonos de los periodistas para saber con quién hablan o quién les pasa información, en particular del Poder Judicial. Debería al menos estudiar los votos ratificados por la Sala Cuarta sobre el derecho de los comunicadores a guardar el secreto de las fuentes.

Posiblemente, como parte del efecto de la picadura del insecto, cree que está en la CIA, o quiere resucitar en Costa Rica algo así como la KGB, la poderosa policía secreta de la desaparecida Unión Soviética.

Si a los periodistas les llega información sensible del Poder Judicial, es porque allí hay fuga de información, y es a lo interno que deben pellizcarse, pero atentar contra un derecho fundamental, como lo es el de la información, es un abuso antidemocrático.

Doña Iris, cuántas cochinadas se hubieran cocinado a escondidas de los costarricenses, en los distintos poderes de la República, si no hubieran salido a la luz gracias a la prensa.

Afortunadamente existen magistrados que sí tienen clara su misión, y además, hay líderes dispuestos a defender la libertad de prensa.

“Desde luego que no estamos de acuerdo con una intervención a los teléfonos de los periodistas. Me parece que nuestro compromiso con la libertad de prensa debe llevarnos a expresarnos en contra de este tipo de iniciativas”, enfatizó el ministro de la Presidencia, Víctor Morales Mora.