Bryan Castillo.20 febrero, 2019
En el colegio Rincón Grande de Pavas bajaron la intensidad de los ejercicios que se hacen bajo el sol. Foto: Cortesía.
En el colegio Rincón Grande de Pavas bajaron la intensidad de los ejercicios que se hacen bajo el sol. Foto: Cortesía.

Las altas temperaturas nos tienen sofocados y son suficientes para ocasionarle un bajonazo a cualquier persona, especialmente a los niños que van al kínder o a escuelas y a los jóvenes colegiales.

En algunos lugares la temperatura ha superado con facilidad los 30 grados.

Durante las lecciones de educación física están expuestos al sol y al calor, una combinación peligrosa. Si no se toman las medidas adecuadas pueden ocasionar daños en la piel y hasta desmayos producto de un golpe de calor.

Óscar Hernández, asesor nacional de Educación Física del Ministerio de Educación Pública (MEP), explicó que debido a las altas temperaturas anunciadas desde el año pasado por el Instituto Meteorológico Nacional ellos hicieron la tarea desde setiembre del 2018 y plantearon una serie de recomendaciones para que docentes y estudiantes no sufrieran.

Hernández explicó que se reunieron con los 27 asesores nacionales de todas regiones educativas para ponerlos al tanto de las consecuencias negativas que causaría el calor en los estudiantes.

“Nuestro interés es resguardar a los estudiantes y que los docentes y padres de familia tomen las medidas necesarias para evitar algún inconveniente”, comentó.

“Aproximadamente media hora antes de empezar le pedimos a los muchachos y muchachas que se hidraten”. Edwin Arrieta, profesor de educación física.

Hernández dijo que les han solicitado a todos los centros educativos enviar recomendaciones a los padres a través de los estudiantes.

"Lo que hemos pedido es que usen bloqueador, mangas para que se tapen del sol y que se hidraten bien. Esto no es solo para la actividad física, es también para el resto del día porque sabemos que muchos niños (de kínder y escuelas) juegan y se exponen al sol durante los recreos”, detalló Hernández.

Sobre si hay un horario adecuado para impartir estas lecciones, el funcionario dijo que eso queda a criterio del docente, pero aseguró que las horas más fuertes son entre las 9 a.m. y las 3 p.m.

“Nosotros no le podemos decir a un centro educativo que no imparta las lecciones de Educación Física por las altas temperaturas, pero sí podemos hacer la recomendación de que si se va a hacer algo no se haga bajo el sol durante un tiempo prolongado o bien que se hagan otro tipo de trabajos”, detalló.

No es paja

Edwin Arrieta, profesor de Educación Física en el Colegio Rincón Grande de Pavas, explicó que esas y otras medidas ya las están aplicando.

“Aproximadamente media hora antes de empezar les pedimos a los muchachos y muchachas que se hidraten, además les solicitamos que coman frutas como sandía, que son refrescantes para que el nivel de agua (en sus cuerpos) se mantenga bien”, dijo.

“En el caso del sol les hemos pedido que usen gorras, mangas y bloqueador y que si se llegan a sentir mal que nos lo hagan saber”, añadió.

Arrieta comentó que el lugar donde dan estas clases es un planché que no cuenta con techo. Esto los ha obligado a hacer trabajos pequeños bajo el sol y el resto en pasillos.

En el colegio Rincón Grande las lecciones de educación física también se hacen bajo la sombra. Foto: Cortesía.
En el colegio Rincón Grande las lecciones de educación física también se hacen bajo la sombra. Foto: Cortesía.

Martín Pinnock, director del Liceo Mauro Fernández, en Tibás, explicó que debido al calor decidieron pasar las lecciones de esta materia al gimnasio pues hasta para ellos la temperatura es insoportable.

"Tenemos una cancha de fútbol once y otra de baloncesto, que están al aire libre, y otra bajo techo. En este de momento damos las clases para que los estudiantes estén bien”, mencionó.

Adicional a esto detalló que cuentan con un comité de emergencias para atender cualquier inconveniente que se presente con algún joven. La recomendación del MEP es bajar las cargas de trabajo.