Franklin Arroyo.26 noviembre, 2018

Sandra Acuña trabajaba como oficinista en el Ministerio de Educación cuando la despidieron. Con 58 años era complicado encontrar otro bretecito, pero se la jugó como las grandes trabajando de forma independiente.

“Me despidieron por discriminación, llegó otro empleado en propiedad y me sacaron de la noche a la mañana.. A esa edad uno no consigue trabajo”, dijo.

Por dos años trabajó en lo que le saliera, pero nunca dejó de cotizar a la Caja, eso sí, de forma voluntaria. A los 60 años pidió su pensión anticipada, ahora la tiene y sigue laborando por servicios profesionales para redondearse lo que recibe.

“Trabajo porque siento ganas. Si no me cesan del MEP aún estuviera allí. No lo pedí, pero no me voy a quedar esperando a que me llegue la muerte sin hacer nada. Soy activa”, dice.

Ella pudo llegar a las 360 cuotas que se piden en la actualidad para adelantar la pensión.

Sin embargo, en marzo del 2019, quienes deseen anticipar la pensión ya no podrán hacerlo, o al menos, deberán alargar más la espera.

Esto es así porque en esa fecha, el número de cuotas para optar por una jubilación adelantada pasará de 360 a 420 (35 años) y lo acerca mucho a la obtención de una pensión ordinaria, que es de 450 cuotas para las mujeres y 462 para los hombres. O sea, dos años y medio más en el caso de las mujeres y tres años y medio más en el caso de los hombres.

Según Ubaldo Carrillo, director de Pensiones de la Caja, esa situación desestimulará las pensiones anticipadas porque el tiempo que debe esperar la persona para irse con una pensión completa se reducirá considerablemente.

Doña Sandra Acuña debió anticipar su pensión porque fue despedida del MEP. Aún se mantiene trabajando.
Doña Sandra Acuña debió anticipar su pensión porque fue despedida del MEP. Aún se mantiene trabajando.

La edad para tener derecho a ese tipo de retiro es de 60 años cumplidos para las mujeres y 62 años cumplidos para los hombres.

A agosto de este año se habían tramitado 1.670 pensiones anticipadas, de las 8.988 que ha habido bajo el régimen de Vejez de la Caja.

En el 2015, las pensiones anticipadas llegaron a 3.201. Bajaron a 2.773 en el 2016 y en el 2017 hubo un incremento a 3.113 (pico más alto). Sin embargo, ese año también hubo un alza en los demás tipos de pensión por lo que porcentualmente, la pensión anticipada mantuvo la tendencia a bajar.

Sensaciones, nada más

El alza en el número total de pensionados que anticiparon su jubilación del 2017 generó una sensación falsa en algunos bufetes que consideraron que era una tendencia.

Sin embargo son dos razones las que explican esa alza. Primero que el total de pensionados de los otros dos tipos (ordinario y proporcinal) también creció y cierto temor que se ha generado en esa población desde que se habla de la crisis en la Caja.

“Hemos tenido un constante aumento de consultas, no de las empresas como ocurría antes cuando querían mantener en planilla a un empleado que manejaba información muy sensible, sino de los mismos trabajadores, que están interesados en diversificar sus ingresos porque se pueden mantener ocupados trabajando y recibiendo una pensión”, expresó la abogada Maureen Rodríguez.

Esas personas creen que es mejor agarrar algo de pensión y ponerse a bretear antes que quedarse sin nada. Un temor sin fundamento, pero se está dando.

1 por ciento aumenta su pensión por cada año que cotice, luego de las 240 cuotas

Carrillo no recomienda adelantar la jubilación porque eso implica un “castigo” económico que depende de una fórmula y de cada caso específico. Pero de por sí, el monto de la pensión no cubre el cien por ciento del salario, si se le castiga por anticipar baja el ingreso.

Dice que para lograr una buena pensión, el trabajador debe tomar en cuenta tres cosas: uno, estar siempre en planilla; dos, reportar todos los salarios, porque todos cuentan y, tres, que el patrono le reporte bien la cantidad.

La única forma que Carrillo justifica para adelantar una pensión es que estando cerca de la jubilación el trabajador se quede sin bretecito, como ocurrió con doña Sandra.

La abogada Maureen Rodríguez se mostró preocupada por la cantidad de trabajadores que se quieren pensionar y seguir trabajando para mejorar los ingresos. Foto: Franklin Arroyo
La abogada Maureen Rodríguez se mostró preocupada por la cantidad de trabajadores que se quieren pensionar y seguir trabajando para mejorar los ingresos. Foto: Franklin Arroyo

Dentro del régimen de Vejez de la Caja existe la pensión proporcional, que es cuando la persona llega a 65 años y ha aportado hasta 300 cuotas. Ese tipo de pensión sí viene en aumento ante el envejecimiento de la población.

Así se han comportado las pensiones anticipadas
Año Pensiones ordinarias  Pensiones proporcionales (65 años,  entre 180 y 300 cuotas) Pensiones anticipadas Porcentaje de pensiones anticipadas
2014 5.156 2.121 2.827 28%
2015 5.361 3.111 3.201 27%
2016 5.616 3.718 2.773 23%
2017 6.529 4.404 3.113 22%
2018 (Agosto) 4.516 2.792 1.670 19%