Shirley Sandí.31 octubre, 2019

Marvin Zamora tiene 37 años y reconoce que no le va muy bien organizando la plata que gana.

Este electricista asegura que cuando los clientes le depositan en su cuenta el pago de algún trabajo, saca el dinero y lo gasta sin pensar.

Marvin Zamora es electricista y recibió asesoría para aprender a hacer un presupuesto.
Marvin Zamora es electricista y recibió asesoría para aprender a hacer un presupuesto.

“Reconozco que soy un mal administrador del dinero, tengo una plata destinada a equis pago y la gasto en otra cosa y luego ando en apuros”, indicó.

Ana Patricia Martínez es chancera, también vive sola, y sostiene que vive en un precario porque si le toca pagar alquiler, no le alcanza.

Ella está hasta el cuello de deudas porque asegura que “siempre salen nuevas necesidades”.

“Tengo deudas con tres prestamistas. A uno le debo cien mil colones, a otro 75 mil colones y tengo otra deuda de 50 mil. Por la de ¢100 mil debo pagar ¢6 mil diarios por 20 días, y tres mil diarios por cada una de las otras, durante un mes. Si uno no paga un día, al siguiente debe pagar lo que lleva atrasado más la cuota de ese día, de lo contrario, comienzan las amenazas”, indicó esta mujer.

Estos prestamistas informales, conocidos como “gota a gota”, no piden requisitos para dar la plata, solo el nombre y que alguien recomiende al nuevo cliente. Eso sí, saben dónde vive y trabaja la persona porque ahí llegan a cobrarle todos los días.

Ana Patricia Martínez es chancera y sostiene que ha sacado tres préstamos, uno para cancelar otro, y no lo hace.
Ana Patricia Martínez es chancera y sostiene que ha sacado tres préstamos, uno para cancelar otro, y no lo hace.

Otro pulseador, al que llamaremos Carlos, que tiene una empresita de paquetería, nos comentó que acaba de terminar de pagar una moto por la que cancelaba ¢50 mil al mes, pero ahora no ve esa plata. “Se la come" en cosas que él reconoce que no son necesarias, como ropa y colonias de marca.

“Yo gano medio millón de colones libres al mes y la veo a palitos. Y solo tengo un hijo”, Carlos, pulseador

"Saco los gastos de la casa y de la familia y me queda algo, pero se me va en nada, no lo siento”, reconoció.

Presupuesto

Estas tres historias llegaron este jueves a la 10° Feria de Educación Financiera que se realizó en San José, frente a Correos de Costa Rica.

El mensaje principal de dicha actividad fue aprender a hacer un presupuesto familiar, para así descubrir aquellos gastos que probablemente no sean necesarios y que le están reduciendo el dinero que le queda y su capacidad para ahorrar. Este orden es necesario para evitar el sobreendeudamiento.

Maureen Gómez, subgerente de negocios de Mucap, recalcó que el ahorro es indispensable para cumplir un sueño, cubrir un emergencia o salir de deudas.

“El ahorro se logra teniendo metas claras, organizándonos y conociendo profundamente nuestra situación financiera. Se debe empezar con pequeños cambios, esos gastos hormiga como la hora del café, las salidas, el cine o esa bolsita con la compra que llevo a la casa”, comentó.

FUENTE: BCR   || Diseño:Francela Zamora / LA TEJA.

Elizabeth Araya, gerente de Captaciones del BCR, también comentó otros gastos que se pueden eliminar, como hacerse las uñas o comprar frituras (las papitas que acompañan el almuerzo).

“Primero establecemos una meta, luego hacemos el presupuesto y veo en qué gastos puedo recortar y ahí inicio mi ahorro”, dijo.

Si usted no está seguro de cómo hacer un presupuesto en esta nota le adjuntamos un ejemplo.

  • Es importante hacer una revisión de la alacena, llevar una lista de las necesidades y respetarla, ir con tiempo para recorrer el supermercado.
  • Para ahorrar de manera responsable hay que buscar rebajas reales, analizar el precio de los productos para determinar si al llevar mayor cantidad o volumen el costo es más bajo y si esto genera un beneficio en mi hogar.
  • Busque productos de temporada que generalmente están a precios más bajos, como frutas y verduras.
  • Comprar un producto que va a caducarse pronto o ponerse malo por tener el paquete roto es como tirar su dinero a la basura.
  • Comprar paquetes en vez del producto individual a veces sale más económico, pero otras veces no. Use siempre la calculadora de su celular para comprobar qué es más rentable.
  • Evite comidas preparadas, congeladas o envasadas, aunque son opciones prácticas, el producto fresco siempre saldrá a mejor precio y es más saludable.
  • Compre la presentación del producto que sea más barata y que le sirva para el mismo propósito.
  • Procure ir al supermercado sin compañía y después de comer, así evitará los antojos y le será más fácil obedecer su lista de compras.
  • Resista las ofertas de productos que no necesita, aunque las promociones 3x2 o 2x1 sean muy tentadoras.