Por: Franklin Arroyo.   4 junio

Los diputados quieren escuchar las justificaciones de Patricia Vega, presidenta ejecutiva del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), con respecto a las recientes muertes de dos menores de edad.

Se trata de los casos de un pequeño en Sabanilla de Alajuela, donde ya se habían presentado denuncias de maltrato ante esta institución y otra en Alajuelita, donde también el PANI conocía el caso.

Patricia Vega Herrera - Ministra de Niñez y Adolescencia

Una moción presentada por la diputada independiente Ivonne Acuña (afín a Fabricio Alvarado) fue aceptada por más de 40 diputados que investigarán ambos casos y por eso recibirán a doña Patricia en la Comisión de la Niñez.

“Es necesario que venga a rendir cuentas a raíz de esas muertes, pero también por su gestión. No es de recibo, como lo hizo en la administración pasada, decir que es un problema presupuestario. La autoridad presupuestaria aprobó plazas para reforzar la atención y las ha utilizado para nombrar a personas en puestos administrativos”, comentó Acuña.

10 mil millones de colones subejecutados, denunció la diputada Ivonne Acuña, como parte del desorden del PANI.

Agregó que hay diez mil millones de colones subejecutados por el PANI, una situación para ella inaceptable “Es sus manos está una de las instituciones más valiosas del país y si continuamos haciéndonos de la vista gorda nos vamos a convertir en cómplices”expresó.

La Teja buscó la versión de doña Patricia Vega y solo dijo, mediante la periodista del Pani, Fanny Cordero: “Es una oportunidad para informar lo que hacemos”.

Acuña agregó que el poder Ejecutivo ha sostenido mucho tiempo a doña Patricia en su puesto, pero no se puede prolongar más ante la mala gestión administrativa. “Es necesaria su renuncia, pero ante la insistencia del Ejecutivo en dejarla, es que decidimos llamarla a cuentas”, dijo.

El niño de Alajuelita presuntamente murió por el síndrome del niño agredido y sus padres fueron detenidos. El PANI tenía conocimiento de la situación de la familia por una denuncia anterior, 30 de abril, donde se indicaba que el niño quedaba afuera de la casa y solo. Sin embargo, eso no dio pie a abrir una investigación.

En el caso de Alajuela, el niño que murió tenía desnutrición severa, moretes, heridas y aparentes quemadas, por lo que sus padres fueron detenidos. En ese caso, los vecinos denunciaron días antes la situación al PANI, pero llegaron después de que se diera a conocer la noticia. Alegaron que habían ido antes, pero presuntamente, no encontraron la dirección.