Rocío Sandí, Francisco Barrantes.9 mayo
El pequeño vivía solo con la mamá y el padrastro. La mujer está esperando otro bebé. Foto: Francisco Barrantes.
El pequeño vivía solo con la mamá y el padrastro. La mujer está esperando otro bebé. Foto: Francisco Barrantes.

El niño de cinco años que murió este jueves en Sabanilla de Alajuela tenía desnutrición severa, moretes, heridas y aparentes quemadas.

Así lo informó Wálter Espinoza, director del Organismo Judicial (OIJ), luego de que una patóloga examinara al pequeño antes de levantar el cuerpito.

La llamada para informar que el niño estaba mal fue a las 6:10 de la mañana y salió del barrio Los Ángeles, de una propiedad en la que hay cinco casas pegadas.

La Cruz Roja recibió el reporte de un niño que estaba grave y cuando llegaron los cruzrojistas lo encontraron en paro cardiorrespiratorio. Aunque le hicieron maniobras fue declarado fallecido minutos después y se dejó la escena en manos de policías.

Espinoza dijo que cuando los agentes del OIJ llegaron el chiquito tenía entre cuatro y ocho horas de fallecido. Se cree que murió en la madrugada.

Una vecina mostró el lugar donde vivía el niño con su familia, en Los Ángeles de Sabanilla, en Alajuela. Foto: Francisco Barrantes.
Una vecina mostró el lugar donde vivía el niño con su familia, en Los Ángeles de Sabanilla, en Alajuela. Foto: Francisco Barrantes.

Al notar el terrible estado en el que estaba el pequeño los agentes empezaron a entrevistar a los vecinos, todas esas declaraciones serán incorporadas a los documentos que entregarán a la Fiscalía.

Espinoza dijo que por tratarse de un caso especial harán la autopsia lo antes posible, ya que necesitan saber la causa de la muerte. Todo parece indicar que se trata del síndrome del niño agredido.

Papás detenidos

La Fiscalía informó que la mamá y el padrastro del pequeño se encuentran detenidos, ya que son sospechosos de su muerte.

Tanto los adultos como el pequeño son salvadoreños y llegaron al país en setiembre del año anterior como refugiados.

(Video) Niño de 5 años que murió en Alajuela tenía desnutrición, moretes y aparentes quemaduras

La mujer es de apellido Marroquín, tiene 22 años y está embarazada; el hombre se apellida Pérez y tiene 25 años.

Marta Aróliga, allegada a la familia del menor, dijo que los papás del chiquito dijeron que él se había caído y se había golpeado la cabecita y eso le causó la muerte.

“Ella tiene ocho meses de embarazo y ayer (miércoles) me estuvo diciendo que ya estaba como con dolores de parto, también me estuvo pidiendo ropa para el bebé, pero la que yo tengo es de mujercita y ella está esperando un varón”, relató.

Otra lugareña, quien prefirió no decir el nombre, contó que ellos ya habían sospechado que el chiquito sufría agresiones y hasta habían reportado la situación al Patronato Nacional de la Infancia (PANI), pero los funcionarios de la institución llegaron hoy después de que se diera a conocer la muerte del niño.

Los agentes del OIJ levantaron el cuerpito en la propia casa del niño. Foto: Francisco Barrantes.
Los agentes del OIJ levantaron el cuerpito en la propia casa del niño. Foto: Francisco Barrantes.

La Teja consultó a la institución si tenía reportes de que el pequeño era agredido, pero el departamento de prensa informó que aún estaban recogiendo información y por el momento no podían referirse al tema.

Este es el segundo caso de un niño que muere en circunstancias violentas en esta semana.

El primer caso se dio a conocer el martes cuando un bebé de solo 13 días murió en la clínica de Alajuelita, en San José.

Al parecer, el niño perdió la vida debido a agresiones ocasionadas por sus papás, quienes ahora enfrentan un proceso penal.