Shirley Sandí.2 agosto, 2019

Las tradicionales promesas que se colocan a los pies de la Virgencita se adaptan de acuerdo a lo que sucede con la vida de los creyentes.

Tanto así que las más recientes, que entraron este 2019, son brochas, metros, llaves y otras herramientas de carpinteros y fontaneros, las cuales son compradas para pedirle a la Negrita por el trabajito, tanto para que lo depare como para que lo mantenga.

La brocha y el metro son novedades en cuestión de promesas a la Negrita.
La brocha y el metro son novedades en cuestión de promesas a la Negrita.

Así lo dio a conocer Sonia Campos, quien lleva 30 años vendiendo estas figuritas en el centro de Cartago, a pocos metros de la basílica de Los Ángeles.

Sonia Campos, dueña del bazar Mafalda.
Sonia Campos, dueña del bazar Mafalda.

La falta de brete en el país es uno de los principales problemas que afronta la gente. La última Encuesta Continua de Empleo dice que hay 296 mil ticos desempleados, 20 mil más que hace tres meses.

La balanza de justicia es otra muy solicitada.
La balanza de justicia es otra muy solicitada.

“Hay mucha gente sin trabajo, por eso se mandaron a hacer herramientas, máquinas de coser para las costureras y computadoras, para la gente que trabaja o busca trabajo en oficinas”, comentó esta comerciante, dueña del bazar Mafalda.

Mucha variedad

Otra novedad son los gatos y los perros, como los ticos son amantes de sus mascotas ahora le rezan la Virgencita por la salud de sus consentidos.

También encontramos símbolos de justicia que llevan familiares de personas presas para pedir por la pronta libertad.

No obstante, las figuritas que más se venden son las de hombre, mujer y casa, con las que se pide por la salud, por la pareja, por alguna persona en especial y por el hogar, para que esté bendito todo el año, hasta que se vuelva a realizar la tradicional caminata de fe que mueve a miles de creyentes de todas partes del país.

Las promesas cuestan ¢600 y son hechas de plata española libre de plomo.

600 colones cuesta cada promesa sin importar el diseño.

En total son 46 figuritas a escoger, aunque a estas alturas los cerebros (piden por la sanación de un tumor) y los gatos ya están agotados.

“Yo siempre compro una pierna, porque sufro de dolores persistentes. Le he llevado a la Virgencita las promesas y me he sentido mucho mejor, la coloco en las alcancías que ponen dentro de la iglesia. Yo lo recomiendo, solo hay que hacerlo con mucha fe y verán cómo se les cumple todo lo que pidan”, comentó Ana Arias, quien viajó desde Desamparados acompañada de sus hijos.