Shirley Sandí, Bryan Castillo.11 octubre
La propuesta pretende dale un respiro a los deudores. Foto: Shutterstock.
La propuesta pretende dale un respiro a los deudores. Foto: Shutterstock.

Los ticos que están hasta el cuello de deudas podrán respirar un poco más tranquilos gracias a un programa de salvamento que anunció el Gobierno este viernes.

Dicho programa consiste en refundir las deudas de estas personas en un solo crédito a más largo plazo, con menos interés y menos cuota.

En dicho programa se puede meter todo tipo de deudas, de tarjetas de crédito, una lavadora, un préstamo personal o de vivienda. Lo llevarán a cabo los bancos públicos (Nacional y Costa Rica) y se está invitando también al Popular.

Por ejemplo, una persona que tiene una deuda de ¢5 millones con un interés del 20% paga en la actualidad ¢130.000 al mes, pero con el salvamento pasaría a una tasa del 12% y una cuota mensual de ¢60.000.

Eso sí, las deudas en tarjetas y otros créditos pueden ser de cinco o siete años, mientras que con el plan se amplían a 15 o 20.

Dicho programa está dirigido a trabajadores públicos y privados y es voluntario.

El presidente de la República, Carlos Alvarado, indicó que son muchas las personas que reciben apenas ¢10 mil o ¢50 mil de salario o pensión por sus altos niveles de endeudamiento.

“En el Gobierno tenemos claro que este es un problema que afecta a miles de trabajadores. Por eso, trabajamos en acciones concretas que permitan mejorar las condiciones de quienes tienen un alto nivel de endeudamiento, fortalecer el bienestar de las familias costarricenses y reactivar la economía”, dijo.

Condiciones

Para ser un beneficiario se deben cumplir dos condiciones: cursar un plan de educación financiera que durará tres años, si no se lleva o se deja botado se cobrará una multa. Y también se prohibirá que la persona pueda meterse en nuevas deudas hasta que pague al menos la mitad de ese crédito refundido o haya pasado la mitad del plazo.

20 años será el plazo máximo del programa de salvamento

Según explicó la ministra de Planificación, Pilar Garrido, para facilitar el pago, se debe autorizar a los patronos, tanto del sector público como privado para que realicen el rebajo de la cuota de las planillas, con el fin de asegurar que no amarren más el perro. Además, se respetará el compromiso de dejar libre el salario mínimo intocable (¢190.000), es decir, al menos ese monto le quedará en su bolsillo.

Alvarado apuró a las entidades financieras a realizar los procedimientos necesarios para implementar este programa lo más pronto posible. El mandatario considera que podría ser “en las próximas semanas”.

Los ticos están hasta el copete de deudas, reveló una reciente encuesta de la UNA.
Los ticos están hasta el copete de deudas, reveló una reciente encuesta de la UNA.
Proyecto de ley

Por otra parte, el Gobierno presentará un proyecto de ley que busca mejorar la información crediticia de la gente para que sea más precisa, se trata del Centro de Información Crediticia (CIC).

Actualmente en dicho centro solo aparecen las deudas que tienen las personas con los bancos, cooperativas y otras entidades financieras; pero la idea es que refleje todo (tiendas de electrodomésticos, almacenes, casas de préstamos, entre otros).

Dicho centro también informa sobre el comportamiento de los deudores (qué tan buenos o no son para pagar) y su historial.

La iniciativa contemplará además, como una medida de protección a las personas que solicitan créditos, que el Banco Central de Costa Rica deberá fijar la tasa máxima de interés de los préstamos, para todo tipo de operaciones, hasta para las garroteras. Es decir, se establecerá una tasa de usura, la cual ya no se podrá sobrepasar o se impondrán sanciones penales.

Hasta el cuello
Según datos de la SUGEF, los niveles de endeudamiento de las familias están por las nubes. De junio de 2011 a junio de 2018, el promedio de deudas de una familia tica se duplicó, pasando de unos ¢4,4 millones a ¢8, 5 millones. De cerca de 126 mil funcionarios del Gobierno Central, más de 65 mil reciben menos de ¢190 mil al mes debido a las deudas que tienen.