Shirley Sandí.14 octubre

La mañana de este lunes, en una sesión extraordinaria, los diputados aprobaron en segundo debate la ley de reestructuración de Japdeva, la cual deja en firme el despido de unos 850 empleados.

Terminal de Japdeva en Limón. Fotografía: John Durán
Terminal de Japdeva en Limón. Fotografía: John Durán

La votación quedó 36 votos a favor, 6 en contra y 15 ausentes. Ahora lo que resta es que sea firmada y publicada en La Gaceta para que entre a regir.

Japdeva necesita desprenderse de entre el 70% y 80% de su planilla para poder hacerle frente a la crisis financiera que arrastra y a la vez buscar nuevos negocios que la mantengan a flote.

Esta reestructuración es urgente luego de que la empresa portuaria perdiera el 79% de la carga que manejaba ante la entrada en funcionamiento de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), de la concesionaria APM Terminals.

¿Qué sigue?

Con la nueva ley, los trabajadores afectados tendrán la opción de trasladarse a otra institución pública sin perder su plaza en el Estado, aceptar el despido con un bono extra de hasta ocho salarios, además de sus prestaciones, o acogerse a un régimen de prejubilación, en el caso de los mayores de 55 años.

“Voté en contra del proyecto 21.426, el cual ejecutará un cierre técnico de Japdeva, lo que implicará desempleo y un caos social en la provincia de Limón”, dijo la diputada del PUSC, Shirley Díaz.

La diputada del PAC Carolina Hidalgo votó a favor. “Aprobamos en segundo debate la ley de modernización de Japdeva. Voté a favor con la convicción de que esto traerá balance financiero a la institución sin detrimento de los derechos laborales de sus personas trabajadoras”, indicó.

Un mes
Según la nueva ley, Japdeva cuenta con un mes para que el 70% - 80% de su planilla tome una decisión sobre su futuro. Japdeva tiene en la actualidad 1.186 trabajadores, por lo que recortaría entre 830 y 949 personas. Destinará ¢16 mil millones en bonos, preavisos, liquidaciones y cesantías.