Marcelo Poltronieri.15 abril

Si usted es de las personas que anda buscando embarcarse con una casa propia y le le gustaría vivir en un condominio, tome en cuenta las siguientes recomendaciones para que no se vaya en todas.

Muchas personas no saben nada acerca de estos temas, por lo que a veces, en su ilusión por comprar casita, todo se lo pintan muy bonito y se dejan llevar por la emoción y no se fijan en algunos puntos importantes que, después, los pueden afectar. Cuando el contrato está firmado, ya no hay nada qué hacer.

Por eso, La Teja conversó con Ignacio Alfaro, más conocido como el "doctor condominio", para que nos ayudara a darle una luz a todas estas personas que están en estas.

Esta es una de las casas modelo en La Aurora de Alajuelita San José, por el proyecto de urbanización Málaga City. Foto Rafael Murillo
Esta es una de las casas modelo en La Aurora de Alajuelita San José, por el proyecto de urbanización Málaga City. Foto Rafael Murillo

Para el "doctor", uno de los principales errores de la gente a la hora de embarcarse con una casa de estas es no revisar bien el contrato que le están poniendo en la mesa.

Este error los lleva a firmar el contrato, porque se ilusionan con las fotos de cómo va a quedar la casa, pero este tipo de compras deben ser cero emocionales.

Para eso, una de las recomendaciones es que, si no conocen mucho del tema es que saquen una parte del presupuesto que tienen destinado para comprar casa y lo usen para pagar asesoría.

Primero es importante tener la opinión de un abogado, para que se encargue de analizarles a la perfección el contrato. Segundo, busque a una persona que sea experta en construcción, para que una vez firmado el contrato, esté supervisando el proceso de construcción y así no le metan un golazo con los tiempos establecidos o con los materiales de la casita.

Además, otro de los consejos es que se encargue de pedirle a la empresa constructora todos los permisos que deberían tener para estar seguro de que el desarrollo se va a llevar a cabo con normalidad.

Por eso pellízquese con los contratos de construcción, de aguas, de aguas residuales y financieros.

Si en el contrato le van a pedir pagar la prima en tractos, asegúrese que estos pagos vayan en concordancia con el avance de las obras, para que si usted ve que los bretes va avanzan, entonces tampoco debería seguir pagando.

Irse de jupa.

Y si ya usted es uno de los que se fue de jupa firmando un contrato y ahora no sabe qué hacer, tome nota.

"Trate de hablar directamente con los desarrolladores sin hacer ningún problema, para ver si le pueden ser honestos en qué está pasando y si pueden comprometerse a algo concreto y con fechas, pero ya si esa fecha no es concreta o es para años, entonces lo mejor es que busque, de inmediato, ayuda legal", comentó el "doc".

Por otra parte, recuerde que en ese tipo de desarrollos, usted no sería la única persona que estaría viéndose afectada, por lo que lo más recomendable es que, en un caso de crisis, busque hacer pelota con los otros afectados, porque como dice el dicho, la unión hace la fuerza.

"Entre varios podrían ponerse de acuerdo y contratar un mejor servicio legal para que los defienda y así no se desgastan todos poniendo todos una queja por aparte", añadió.

Por último, Alfaro recomienda que el cliente se apoye en los distintos entes que le dan protección.

"La Comisión de Protección al Consumidor es una buena opción, también el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos y es esencial que un profesional en derecho les marque el camino de defensa", destacó.