Karen Fernández.19 febrero, 2018
A finales de diciembre anterior se inauguró el nuevo servicio de maternidad del Calderón guardia. Graciela Solís
A finales de diciembre anterior se inauguró el nuevo servicio de maternidad del Calderón guardia. Graciela Solís

La sala de maternidad del Hospital Calderón Guardia encendió las luces de alerta, ya que a casi dos meses de reabrir sus puertas se detectó de nuevo la presencia de una peligrosa bacteria a la que se vinculó con la muerte de seis bebés prematuros en diciembre del año pasado.

Según se informó, la bacteria (Serratia Liquefaciens) infectó en esta oportunidad a tres bebés, quienes se encuentran estables y están aislados en una sala especial para atender pacientes en estas condiciones. Los casos se detectaron este fin de semana.

El director del centro médico, el doctor Taciano Lemos, explicó que ante la situación se reforzaron los protocolos y las medidas que tomaron recientemente durante el cierre de este departamento.

Lemos agregó que este lunes se reunieron con los equipos técnicos para revisar y repasar todas las acciones adoptadas desde diciembre pasado.

Aunque en esta oportunidad no se cerrará el servicio de maternidad (la vez anterior se cerró del 13 de diciembre al 26 de enero), sí se mantiene restringido el ingreso a las personas a esta área, solo podrán ingresar los padres de los niños, quienes no podrán llevar objetos y deberán lavarse las manos constantemente.

Según Lemos, los menores, dos niñas y un niño, se encuentran fuera de peligro y los separaron de los demás pacientes para evitar que la bacteria se propague a otros menores. No obstante, destacó que por tratarse de bebés prematuros, sus defensas son escasas y se debe tener mayor cuidado.

Esta bacteria es un microorganismo poco frecuente dentro de las causas de infección intrahospitalaria y puede producir infecciones en la sangre, pulmones y vías urinarias.

Lemos indicó que trabajan junto con el Ministerio de Salud para determinar si la bacteria viene del exterior o se encuentra en el interior del hospital.

El director del Departamento de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud, Daniel Salas, comentó que harán estudios al personal de ese departamento para determinar si alguno de ellos es portador de la bacteria. Además se hará un control cruzado de las pruebas de otros laboratorios para definir si es ahí donde se produce la falla.

Afortunadamente el hospital tiene un sistema que permite detectar en forma oportuna la presencia de este microorganismo y tomar las acciones en forma inmediata.