Rocío Sandí.9 febrero
Esta es la refri que Monge y Mabe le regalaron a Yeilyn. Foto: Cortesía.
Esta es la refri que Monge y Mabe le regalaron a Yeilyn. Foto: Cortesía.

Yeilyn Fonseca está que no cabe de la felicidad porque gracias a la generosidad de la gente recibió la refri que tanta falta le hacía.

Esta vecina de Volcán de Buenos Aires de Puntarenas está pasando una situación económica bien apretada y se le dificulta comprar la comida para sus cuatro hijos y para su papá, un adulto mayor que depende de ella.

La señora le había contado a La Teja que hace tres meses se le había dañado la refrigeradora que tenía y que tenía que jugársela para ver cómo mantenía la comida en buen estado. Al enterarse de su situación Monge y Mabe se unieron para darle el electrodoméstico que tanto necesitaba.

“Aquí hace un calor terrible siempre y sin una refri todo se nos ponía malo. Además no podía hacerle a mis hijos ni siquiera un fresquito con hielo, pero ya eso quedó atrás, ahora con este gran regalo podemos guardar bien la comida. Lo primero que les hice a los chiquillos fue gelatina, estaban todos contentos porque les encanta.

Yeilyn cumplió 34 años el 3 de febrero y este sábado la mamá le llevó un quequito. Foto: Cortesía de Yeilyn Fonseca.
Yeilyn cumplió 34 años el 3 de febrero y este sábado la mamá le llevó un quequito. Foto: Cortesía de Yeilyn Fonseca.

“Mi papá también está todo contento porque sabía la falta que nos hacía la refri, él ha estado malito de salud, tiene problemas siquiátricos y lo tienen medicado para que esté tranquilo”, contó la mamá.

Mucha preocupación

Esta no es la primera vez que Yeilyn se preocupa por su papá, Juan Bautista Fonseca, ya que hace siete años le pegó un susto tremendo.

El señor desapareció y parecía que se lo había tragado la tierra, tanto así que pasaron seis años sin que nadie tuviera noticias de don Juan, por lo que sus familiares llegaron a creer que estaba muerto.

Pero el años pasado Yeilyn soñó con su papá y recobró la esperanza de que volvería a verlo y así fue, ya que en setiembre del 2020 unos vecinos de La Suiza de Turrialba encontraron en una montaña al señor viviendo en un rancho hecho con plásticos y palos.

Los nietos de don Juan Bautista se pusieron todos contentos cuando él apareció. Foto: Cortesía de Yessenia Aguilar.
Los nietos de don Juan Bautista se pusieron todos contentos cuando él apareció. Foto: Cortesía de Yessenia Aguilar.

Las condiciones de la humilde vivienda eran terribles, ni siquiera tenía agua potable o un servicio sanitario, por lo que nadie se explica cómo hizo el señor para sobrevivir ahí.

Los miembros del Club de Leones de Turrialba estaban coordinando la entrada de don Juan a un hogar de ancianos, pero él les dijo que tenía una hija que vivía en Buenos Aires de Puntarenas.

Cuando ella recibió la noticia de que su papá estaba vivo no podía creerlo y de inmediato les pidió que se lo llevaran a su casa.

No alcanza la plata

Para ese momento Yeilyn estaba esperando su cuarto bebé y aunque sabía que su situación económica no era nada buena, no se arrepiente ni un segundo de haberle abierto las puertas de su casa a su papá.

“Todo se nos ha complicado aún más, mi papá ha estado muy enfermo, un día se me fue de la casa y estuve sin saber de él cuatro días, fue terrible porque pensé que lo había vuelto a perder.

Yeilyn está muy agradecida con Dios porque le devolvió a su papá. Foto: Cortesía de Yeilyn Fonseca.
Yeilyn está muy agradecida con Dios porque le devolvió a su papá. Foto: Cortesía de Yeilyn Fonseca.

“Voy medio saliendo adelante con la pensión que me dan por dos de mis hijos, pero esta semana entran a clases dos de mis chiquitos y no les he podido comprar los útiles. Mi bebito menor tiene dos meses y la veo muy difícil para comprarle los pañales y la leche que necesita.

“Voy a ver si a mi papá le dan una pensión porque eso nos ayudaría un montón con los gastos de la casa, quisiera que mis hijos tuvieran bastante cositas para comer, pero a veces no es así por la situación y salen gastos imprevistos. Ahorita por ejemplo tengo que hacerme un tratamiento odontológico, pero eso para mí es un lujo que no puedo darme”.

Si usted quiere ayudar a esta familia puede contactar a Yeilyn al teléfono 6034-2900, a ese número también puede hacerle depósitos son SINPE móvil.

Yeilyn Fonseca: “Me gustaría poder chinear a mis chiquitos con las cosas que a ellos les gusta comer”.