Shirley Sandí.5 junio, 2019
Las cercanías de la Universidad Nacional, en Heredia, presentan contaminación por encima de las normas. Fotografia: Graciela Solis
Las cercanías de la Universidad Nacional, en Heredia, presentan contaminación por encima de las normas. Fotografia: Graciela Solis

La restricción vehicular no ha logrado bajar los niveles de contaminación en el Gran Área Metropolitana, así lo reveló el último de calidad del aire.

Según explicó Félix Rojas, investigador de la Universidad Nacional, en los últimos años ha aumentado la presencia de partículas finas en el aire por encima de las normas recomendadas.

Estas partículas son las que entran directamente en los pulmones y causan afecciones respiratorias y cardiovasculares.

Lugares como los alrededores de la Universidad Nacional en Heredia, cercanías de la catedral metropolitana en San José, La Uruca y La Ribera de Belén, son algunos de los sitios que presentan los mayores índices.

En el caso del dióxido de nitrógeno, que es producto de la contaminación provocada por el tránsito vehicular, también presenta números en rojo que se han mantenido a lo largo de 10 años de estudios de este tipo.

De los 28 puntos que se monitorean en este aspecto, 15 sacan nota roja, entre ellos el costado norte del hospital San Juan de Dios, costado norte de la Catedral Metropolitana, estación del tren al Pacífico, bomba La Castellana, barrio Cuba por la Numar y La Uruca, muchos de ellos incluidos en la restricción.

“Aunque tenemos medidas como la restricción vehicular, la flota de carros aumenta año con año y la tecnología de los vehículos no se mejora, así que la contaminación seguirá aumentando. Se debe pensar en otras medidas como la mejora del transporte público”, indicó Rojas.