Shirley Sandí.12 agosto, 2020

El Ministerio de Salud visitó las instalaciones del crematorio de Funerales Vida, ubicado en barrio Los Ángeles en Chepe centro, a raíz de un video que circuló el redes sociales sobre grandes columnas de humo que salían de los hornos.

Los vecinos habían tomados fotos y videos del momento en que salió humo.
Los vecinos habían tomados fotos y videos del momento en que salió humo.

Las autoridades de Salud informaron que se procedió a realizar la inspección del establecimiento el jueves 6 de agosto y se reportó lo siguiente.

“El lunes 3 de agosto, el local sufrió un incidente con el horno de cremación, que ocasionó que por un lapso de 1 minuto 40 segundo se emanaran humos con tonalidades grises y negras durante una cremación. Desde ese momento el horno y las labores de cremación del establecimiento se han venido desarrollado de forma normal.

“Durante la inspección al inmueble se encontró al horno de cremación en labores de cremado de un cuerpo, y desde la llegada, estadía y retiro del sitio no se observó la emanación de humos con tonalidades grises y negras”, señaló Salud.

Las autoridades sanitarias indicaron que los responsables de Casa de Funerales Vida de San José les mostraron el resultado de análisis químico de emisiones al aire con fecha del lunes 29 de junio de 2020, en donde indica que los parámetros de partículas suspendidas se encuentran por debajo de la normativa.

El establecimiento cuenta el permiso sanitario de funcionamiento N°8605-2020, para la actividad de crematorio y también cuentan con el certificado para la actividad de laboratorio de Patología y Citopatología.

¿Cómo se rigen?

Según informó Salud, los hornos crematorios deben regirse según el decreto ejecutivo No. 39087-S. El horno debe tener un sistema de control de emisiones que mitigue la afectación al ambiente y a la salud de la población y se cumpla con límites de contaminantes.

“Si emite material particulado en grandes concentraciones puede generar irritación en la garganta, nariz y ojos. El material más fino puede alojarse en los pulmones y causar problemas respiratorios. También podría emitirse dióxido de carbono y carbono, que son gases contribuyentes al calentamiento global. Todos los efectos anteriormente descritos se mitigan cumpliendo con los límites establecidos para emisiones atmosféricas indicados en el reglamento”, indicó Salud ante una consulta de La Teja.