Édgar Chinchilla.26 abril
Víctor Julio Vargas Hernández encontró un pedazo de meteorito. Foto Édgar Chinchilla.
Víctor Julio Vargas Hernández encontró un pedazo de meteorito. Foto Édgar Chinchilla.

En Santa Rosa de La Palmera de San Carlos se desató la fiebre del meteorito de la misma forma en que la fiebre del oro tiene vuelta de cabeza Crucitas.

La gente se tiró a los potreros a buscar piedras extraterrestres.

Y es que la búsqueda vale la pena, ya que de acuerdo con el físico y astrónomo tico José Alberto Villalobos, un pedazo de meteorito del tamaño de una mano, como el que le cayó en el techo a una sancarleña, se puede vender en no menos de ¢6 millones.

Justo en la zona conocida como La Cocaleca se está viviendo ese calenturón espacial que tiene a la gente revisando hasta el último centímetro de las fincas para ver si consiguen su propio pedacito de meteorito y así ponerse a venderlo al que pague más.

Nos contó don Víctor Julio Vargas que él y su familia estaban en la casa la noche del pasado martes 23 de abril cuando escucharon un estruendo fuertísimo, como cuando pasa un furgón bien grande y a toda velocidad.

Se puede ver gente en los potreros buscando pedazos de meteorito. Foto Édgar Chinchilla.
Se puede ver gente en los potreros buscando pedazos de meteorito. Foto Édgar Chinchilla.

Después del estruendo hubo un pequeño silencio al que le siguió un ruido en el techo como cuando llueve con granizo, pero duró muy poco. No le dieron mucha importancia y siguieron todos con normalidad su noche.

“El miércoles por la mañana cuando comenzamos a escuchar lo del meteorito y que cayó en San Carlos, la familia se acordó del escándalo de la noche anterior y nos dijimos que tenía que ser eso, así que nos tiramos a buscar si nos había caído cerca algún pedazo”, explicó don Víctor.

Y la pegaron, el propio miércoles encontraron una piedrita muy pequeñita, después otra del mismo tamaño, luego otra más grande, hasta que dos sobrinas de don Víctor le llegaron a un pedazo del tamaño de casi una cuarta.

Dice don Víctor que puede pesar un poquito menos de medio kilo.

“Tiene que ser parte del meteorito porque es una piedra que jamás habíamos visto en San Carlos, además, la encontramos en una zona donde no hay piedras, es puro zacate lo que hay por ahí, es algo que no es de aquí”, aseguró don Víctor, quien agregó que el pedazo más grande estaba como a unos 20 metros de la casa donde viven, a la orilla de la carretera.

El peón de una finca en Santa Clara, encontró este pedazo en media calle. Foto Édgar Chinchilla.
El peón de una finca en Santa Clara, encontró este pedazo en media calle. Foto Édgar Chinchilla.

“Si se logra demostrar que sí es, vamos a tomar una decisión en familia, no sabemos si lo venderemos, lo guardaremos o lo donaremos”, aseguró sin descartar escucha ofertas económicas.

“Estamos dispuestos a darle un pedacito a algún laboratorio serio del país que quiera hacerle un análisis a la piedra”. Víctor Julio Vargas, encontró meteorito.

A unos dos kilómetros de donde las sobrinas de don Víctor encontraron los pedazos de meteorito, en lo que se conoce como la zona de Las Termales, conversamos con el peón de una finca y nos contó que él también encontró un pedazo, pero para evitar broncas prefirió no decir su nombre.