Franklin Arroyo.21 marzo

Las relaciones sexuales en tiempos del coronavirus no deben cesar ni variar, esto en el caso de los esposos o las parejas que viven bajo el mismo techo.

Sin embargo, en cuanto a las que no comparten el mismo hogar, sí deben aguantarse las ganas.

Y es que muchas parejas están dudando sobre si deben mantener la actividad sexual, sobre todo cuando no les queda de otra que salir a la calle, porque han tenido contacto con otras personas, viajaron en bus, fueron a un supermercado y por eso creen que pueden andar el coronavirus pegadillo en alguna parte.

Las parejas que viven en casas distintas mejor deben pausar su vida sexual para no poner en riesgo a sus familias. Foto Shutterstock
Las parejas que viven en casas distintas mejor deben pausar su vida sexual para no poner en riesgo a sus familias. Foto Shutterstock

El sexólogo Mauro Fernández nos recuerda, en primer lugar, que el COVID-19 no es una enfermedad de transmisión sexual y nos explica por qué las parejas que viven juntas pueden darle rienda suelta a la pasión.

“El virus no está en el semen, ni en el sudor ni en las secreciones vaginales, de forma que no es con el acto sexual que se transmite de una persona a otra.

“Sin embargo, en aquellas personas que viven juntas, con el beso de la mañana, con el estornudo o con cualquier actividad de la vida en común, si alguno lo tiene (el virus), se lo va a pegar al otro. Eso es una implicación de las relaciones de pareja y de la madres y padres con sus hijos. Se lo van a pegar por esa vida en común que tienen, más si estamos en aislamiento como nos recomiendan”, explicó el médico.

Es decir, no debe tener restricciones sexuales con su pareja, a no ser que se aíslen de tal forma el uno del otro que ni siquiera se vean. Pero es difícil, sobre todo, si hay hijos.

“La idea del aislamiento es formar un núcleo de defensa, que es entre usted y la gente que vive con usted, pero si alguien tiene que salir debe establecer el menor contacto social posible, así tiene menos posibilidades de traerlo a casa”, comentó.

El aislamiento es un tiempo ideal para recuperar tiempo en familia. Foto: Shutterstock
El aislamiento es un tiempo ideal para recuperar tiempo en familia. Foto: Shutterstock

“Pero si le da al chiquilllo de cinco años, le va a dar a todos por esa convivencia familiar”, explicó.

También dijo que las parejas siempre se quejan de la falta de tiempo porque el trabajo los absorbe y que un aislamiento como el actual es ideal para sacarle el jugo.

“Es el momento para dedicar tiempo al sexo, a la pareja, para sacarnos el clavo. También para dedicarle tiempo a los chiquillos y fortalecer esos lazos que a veces descuidamos por los trabajos”, comentó.

¿Quiénes no?

Pero ojo, como lo decíamos al inicio de esa nota, el sexo libre no es para toda las personas en estos tiempos de coronavirus. Las parejas que no viven en la misma casa deben tener abstinencia total para protegerse.

En un escenario donde el novio y la novia viven en casas distintas y acuerdan verse este sábado porque se extrañan y han guardado las recomendaciones del caso, es mejor que cambien de planes. “Que ni se vean”, dice Mauro.

Con permiso. La infectóloga María Luisa Ávila, exministra de Salud, también dijo que las parejas no deben cambiar sus costumbres sexuales en el aislamiento. Eso sí, si una persona da positivo debería abstenerse de la actividad sexual.

“¿Por qué cierran los bares? Para evitar la cercanía, el contacto con la gente. Si uno va a ver a la pareja no es para estar a dos metros de distancia. Habrá besos, abrazos o algo más, pero le estoy dando esas muestras de cariño a alguien que no vive conmigo. Uno de los dos tuvo que viajar, sea en bus o en carro y se expuso a muchas cosas. Ese contacto con su pareja representa una apertura al núcleo de defensa de la otra familia”, explicó.

¿Qué hacer entonces?, le preguntamos al doctor Mauro.

“Hoy con Internet, Skype, WhatsApp, video, pueden tener sexo en Internet, por ejemplo”, dijo.

Prevenga. El doctor Mauro Fernández dice que las parejas deben comprar anticonceptivos con tiempo pues en épocas de aislamiento muchas veces se les olvida y no tienen relaciones por esa circunstancia. Es muy dado que ocurra en Semana Santa.

“Antes el hombre se enamoraba de la hija del pulpero o de la vecina, pero ahora el novio es de Cartago y la muchacha de Barva. Ese condición hace que deban trasladarse y hay más exposición de los dos”, dijo.

Ya lo sabe, disfrute si puede y sea responsable en caso de que deba ponerle pausa a su vida sexual.