Redacción .27 agosto, 2019

Siete de cada 10 niñas de 10 años, es decir 24.723, ya fueron vacunadas contra el virus del papiloma humano.

Estas cifras son vistas con agrado para las autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), las cuales consideran un avance muy satisfactorio para llegar a la meta de vacunar 35.150 niñas en todo el país.

Aún quedan semanas de agosto y setiembre para completar las visitas a las escuelas.

En el Hospital Nacional de Niños se llevó a cabo la vacunación a las primeras 10 niñas contra el virus del papiloma. fotografía: John Durán
En el Hospital Nacional de Niños se llevó a cabo la vacunación a las primeras 10 niñas contra el virus del papiloma. fotografía: John Durán

Los equipos de salud (de la Caja y del Ministerio de Salud) consideran que el ritmo de vacunación pone en evidencia que las familias están anuentes y responden con responsabilidad a la propuesta de proteger a las niñas contra el riesgo del cáncer de cérvix mediante la vacuna contra el virus del papiloma.

Leandra Abarca, del Programa Nacional de Inmunizaciones de la Caja, señala que los equipos de salud se esfuerzan por completar las visitas en las escuelas y por hacer el llamado a los padres y madres señalando las ventajas y la seguridad de la vacuna.

Funcionarios de Salud, del Ministerio de Educación Pública (MEP) y de la Caja ofrecieron información constante para cumplir con el objetivo.

Parte de los mensajes divulgados señalan que la vacunación contra el papiloma es obligatoria y forma parte del esquema básico de la seguridad social.

“Hasta ahora se han presentado muy pocos casos de familias que manifiestan no querer vacunar a sus hijas, por lo que se reportan ante el Ministerio de Salud, el cual les da seguimiento junto con el Patronato Nacional de la Infancia (PANI),” afirma la doctora Abarca.

La inmunización con la vacuna papiloma se alcanza con dos dosis, por eso a las familias se les recuerda que seis meses después de aplicada la primera dosis deben llevar a las niñas a los ebáis respectivos para recibir la segunda dosis.