Franklin Arroyo.1 abril

Silvia Meléndez Baldi deseaba con todas sus fuerzas venir a Costa Rica para viajar a las playas, ver tortugas y compartir con sus familiares.

Silvia Deyanira con su tía Militza Baldi en el 2010. Foto: Cortesía
Silvia Deyanira con su tía Militza Baldi en el 2010. Foto: Cortesía

Pero el sueño de la tica, de 24 años, le fue arrebatado por el coronavirus, que le quitó la vida el sábado 28 de marzo en Utah, Estados Unidos.

La simpática y alegre joven --como la describen sus conocidos-- enfermó junto con toda su familia en West Jordan, Salt Lake, y no pudo ganar la batalla.

La Teja dio a conocer el caso de Silvia este lunes y este martes la Cancillería confirmó que una tica murió en suelo estadounidense debido al coronavirus.

Este martes nos comunicamos con Militza Baldi, una tía de Silvia que vive en La Garita de Alajuela y por medio de WhatsApp nos contó de su sobrina y del gran dolor que embarga a la familia.

- ¿Cómo quiere la familia que sea recordada Silvia?

Queremos que ella sea recordada como esa joven alegre, amorosa, que no soportaba las injusticias ni el bulliyng.

En el 2015 estuvo en Heredia con su mamita Silvia Baldi. Foto: Cortesía
En el 2015 estuvo en Heredia con su mamita Silvia Baldi. Foto: Cortesía

- ¿Qué le gustaba hacer, cómo era su carácter?

- Silvia era muy cariñosa, muy dulce, pero también tenía un carácter fuerte. Se llevaba muy bien con sus primos, le gustaba pasar tiempo en familia. Siempre trataba de mantener a su familia unida. Le encantaban las tortugas marinas y deseaba mucho regresar a Costa Rica para ir a la playa.

-¿Cómo están los trámites del funeral?

- El viernes habrá como un velorio. Lo podremos ver en línea. Luego, cuando todo esto pase, habrá como un funeral o celebración de su vida. Será cremada y sus cenizas se esparcirán en el océano, como ella quería, en Costa Rica. Aún no tenemos más detalles. La cónsul Mabel Segura está en contacto con ellos (la familia en Utah) para ayudarlos en lo que necesiten.

“Saber que estaban enfermos con el virus me preocupó bastante, pero tenía mucha esperanza de que iban a mejorar, aún cuando ella empeoró”, Priscila Baldi, prima.

- ¿Silvia visitaba mucho al país?

- La primera vez que visitó Costa Rica fue en el 2004; en el 2010 vino para la celebración de los 80 años de mi papá, quien falleció en diciembre del 2018. La última vez que estuvo en el país fue en el 2015.

- ¿Los parientes que viven aquí visitaban con frecuencia a la familia allá?

- La relación con la familia era muy buena, todos la queríamos mucho. Mis papás fueron repetidas veces a lo largo de los años a visitarlos. Yo también viví allá por un tiempo, cuidé de ella y de sus hermanos muchas veces.

Fue una niña muy cariñosa y divertida. Hoy está en el cielo. Foto: Cortesía.
Fue una niña muy cariñosa y divertida. Hoy está en el cielo. Foto: Cortesía.

- ¿Cuándo fueron internadas ella y la mamá?

- ¿Ella y mi hermana (Silvia Baldi, madre de Silvia Meléndez) fueron ingresadas en el hospital el 20 de marzo. El 28 mi hermana fue dada de alta en la mañana y mi sobrina falleció ese mismo día en la tarde.

“No, no podía ser posible que se fuera. Ahora sí que el virus cobró fuerza porque nos quitó a una de los nuestros. Lo hizo ese desgraciado virus. Nos tocó duro, hasta el alma”, Rodolfo Baldi, tío.

- ¿Saben cómo se contagiaron?

- La verdad no sabemos cómo se dio el contagio, lo que sí sabemos es que el primer afectado fue su papá (Marcos Meléndez, peruano) y luego el resto de la familia, solo que a mi hermana y a mi sobrina les empezó a hacer falta el oxígeno, fue ahí cuando fueron ingresadas.

Toda la familia se infectó. Les encantaba la Navidad. Foto: Cortesía
Toda la familia se infectó. Les encantaba la Navidad. Foto: Cortesía

- ¿Cómo recibió la familia de aquí la noticia del contagio?

- Cuando recibimos la noticia de que estaban internadas nos preocupamos mucho, aunque sabíamos que ahí iban a estar mejor que en su casa. Pero fue una noticia horrible saber que mi sobrina había tenido que ser entubada y sedada.

- ¿Cómo está la salud de los demás miembros de la familia?

- Mi cuñado y mis sobrinos están mejor, pero mi hermana sigue aún muy afectada, con mucha tos. Mi hermana nos dice que es una enfermedad horrible, que ella se sentía muy mal, nunca imaginó que fuera así.

Más casos. La Cancillería confirmó este martes el fallecimiento de una costarricense en Estados Unidos. Además revelaron que existen en el mundo nueve costarricenses, fuera de Costa Rica, diagnosticados con COVID-19. De ellas, seis están en España (tres se recuperan favorablemente), uno en Estados Unidos, uno en Jordania (se recupera satisfactoriamente) y otro más en Italia.