Franklin Arroyo.24 abril, 2019

Ceneyda Corea dependía de la voluntad de los papás de sus dos hijos, o de la situación económica de ellos para alimentar a sus pequeños, pero salió de la pobreza gracias a los collares, pulseras y aretes que aprendió a hacer gracias a ayuda estatal.

Eso que aprendió lo comparte actualmente en cursos muy prácticos, de apenas un día, que da en Santa Cruz de Guanacaste, donde tiene una tiendita junto a su hermana Damaris Vega, quien también estaba en condición de pobreza.

Damais y Ceneyda mostrando parte de la colección que ellas mismas hacen. Foto: Cortesía.
Damais y Ceneyda mostrando parte de la colección que ellas mismas hacen. Foto: Cortesía.

Ceneyda tomó un curso de computación y otro de bisutería y pasó de no tener nada a facturarle sumas importantes a una tienda libre de impuestos del aeropuerto de Liberia.

Ella dice que las clases son para aprender a hacer collares, pulseras, aretes o cualquier tipo de bisutería, empleando técnicas de alambrismo y guayás y materiales como piedras semipreciosas, perlas cultivadas, acero, cuero y otros.

Las mujeres dicen que no tienen miedo a la posible competencia porque el mercado es muy grande y hay muchas posiblidades.

Collar de perla nacar, y tibetana (pieza redonda), con acero. Foto: Cortesía.
Collar de perla nacar, y tibetana (pieza redonda), con acero. Foto: Cortesía.

“Lo empezamos para hacer algo, pero se convirtió en una fuente de trabajo. Vamos a enseñar lo que en bisutería está a la vanguardia, lo que nosotros hacemos y que nos sacó de esa pobreza extrema”, dijo doña Ceneyda.

Su hermana Damaris comentó que los cursos son muy personalizados, pues admiten como máximo a cuatro personas.

Pulsera con cristales y dije con perlas y sirconías son parte de lo que pueden aprender en el curso. Foto: Cortesía.
Pulsera con cristales y dije con perlas y sirconías son parte de lo que pueden aprender en el curso. Foto: Cortesía.

“El secreto es ser constantes, no aflojar. No siempre el negocio va bien, hay momentos en que no alcanza la plata y eso se debe saber. Pero hay que ir para adelante”, dijo Damaris.

Los cursos empezarán a partir del 30 de abril y se darán martes, jueves y sábados, a partir de las 9 a. m. La dirección es 75 metros al norte de la Honda en Santa Cruz, Guanacaste y el costo es de cinco rojitos.

Ellas venden los materiales, en lo cual podrían gastar entre 10 mil y 25 mil colones. Los interesados deben meterse al face korea´s bazar.

Realmente pueden aprende a hacer cosas muy bonitas. Foto: Cortesía.
Realmente pueden aprende a hacer cosas muy bonitas. Foto: Cortesía.