Rocío Sandí.20 noviembre

Un vecino de Osa, de apellido García, está experimentando la lección más dura de su vida, ya que por ignorar una manchita que le salió en el pene está apunto de perderlo.

La dura experiencia lo ha hecho reflexionar sobre el tema y darse cuenta lo equivocado que estuvo al no buscar ayuda médica apenas se dio cuenta de que tenía una marquita sino hasta cuatro años después. Cuando él se dio cuenta del problema prefirió no darle importancia porque sentía mucha vergüenza de ir a un especialista.

Los hombres deben hacer a un lado la timidez para evitar complicaciones de salud. Foto: Shutterstock.
Los hombres deben hacer a un lado la timidez para evitar complicaciones de salud. Foto: Shutterstock.

Así continuó su vida hasta que hace varios meses conoció a una mujer de apellido Maroto, con quien empezó una relación sentimental. Un día que intentaron tener intimidad quedó al descubierto el problema del hombre y su compañera se propuso ayudarle.

“Pasé unos dos meses convenciéndolo para ir al médico hasta que me dijo que sí. Nos mandaron al Hospital San Juan de Dios y le hicieron una biopsia, duraron dos meses en dar los resultados y el lunes pasado nos dieron la noticia de que se trata de un cáncer.

“Lo tienen que operar y no hay más opción que amputarle el pene, aún no se sabe si se lo van a quitar todo o podrán salvar algo. Después de eso le van a tener que poner quimioterapia. Estamos agarrados de Dios esperando que todo salga bien”, contó la mujer.

Este miércoles Maroto acompañó a su compañero al hospital de Ciudad Neily con la esperanza de que lo internaran de una vez para operarlo, ya que entre más pronto mejor, pero al llegar les dijeron que el médico encargado del caso estaba en una cirugía y no podía atenderlos.

“Nos fuimos para el hospital Tomás Casas y ahí lo examinaron, después se comunicaron con el hospital de Neily y dijeron que tenemos que ir el martes para ver si le hacen la amputación de una vez”, relató.

Poco común

La doctora Gabriela Barrantes, quien trabaja en Urología del hospital Calderón Guardia, comentó que el cáncer de pene es poco común y se da más que todo en países de África y de América del Sur, en los países menos desarrollados.

El cáncer de pene se manifiesta por medio de un morete, úlcera o lesión que aparece y no sana. Foto: Shutterstock.
El cáncer de pene se manifiesta por medio de un morete, úlcera o lesión que aparece y no sana. Foto: Shutterstock.

“Este padecimiento se manifiesta por la aparición de una mancha, lesión o úlcera que no sana y se convierte en un tumor. Los datos sobre este tipo de cáncer no están tan actualizados como los de otros, pero, por ejemplo, tengo la cifra de que durante el 2014 fueron diagnosticados 35 casos en el país”, detalló la doctora.

“Es fundamental que quienes detecten algo anormal en el pene dejen la vergüenza de lado y vayan a revisarse porque la atención temprana del padecimiento podría permitirles seguir con una vida normal, en cambio, si lo dejan avanzar podría causar la amputación del miembro, lo que afecta la vida sexual del paciente y la función de la orina”, agregó.

La especialista dijo que a los hombres a los que le amputa el pene por completo se les puede hacer dos procedimiento para que eliminen la orina.

Uno consiste en poner una sonda por el estómago y la otra en abrirles un huequito cerca de los testículos, pero cada caso debe analizarse para ver cuáll es la solución más conveniente.

“Hay dos factores fundamentales para evitar este tipo de cáncer, uno es el usar condón a la hora de tener relaciones sexuales porque el padecer el virus del papiloma humano aumenta la posibilidad de desarrollarlo; la higiene es fundamental ya que si se acumula humedad y suciedad en el pene es más fácil que se desarrolle una infección, incluso, en alguno casos en los que los hombres tienen el pene completamente cubierto por el prepucio se recomienda la circuncisión, pero estos casos deben ser valorados”, dijo la doctora.

El próximo martes el paciente irá al hospital de Ciudad Neily para que le hagan la amputación. Foto: Grupo Nación.
El próximo martes el paciente irá al hospital de Ciudad Neily para que le hagan la amputación. Foto: Grupo Nación.
Fuera vergüenza

García dice que esto que él está viviendo no se lo desea a nadie y por eso aconseja a los hombres que se estén revisando y en caso de que encuentren algo anormal se olviden de la vergüenza y busquen ayuda de forma urgente.

“No sean tímidos para que no les vaya a pasar lo que me pasó a mí, que en el momento en el que se vean afectados en sus partes nobles acudan al médico. Lo que yo estoy viviendo ahora es muy duro, gracias a Dios tengo a mi compañera que me ha apoyado bastante, estamos luchando juntos”, expresó.

El paciente normalmente se gana la vida cortando palma, pero debido a la enfermedad tiene más de dos meses de no poder trabajar, por lo que les ha costado mucho reunir dinero para pagar el alquiler de la casa y la comida.

Si usted quiere ayudar a la pareja puede contactar a Maroto al teléfono 6135-3405 o puede hacerle una transferencia por medio de Sinpe Móvil a ese mismo número.

Datos de la Caja revelan que durante el 2014 estuvieron internados en los hospitales de la institución 46 hombres por padecer cáncer de pene; en el 2015 fueron 39, en el 2016 la cifra subió a 44, en el 2017 bajó a 38, en el 2018 fueron 24, en el 2019 incrementó a 39 y este año, hasta el 31 de octubre, se contabilizaban 34.