Karen Fernández, Franklin Arroyo.16 mayo
Impecables como un ajito, así deberán ser los cilindros que tenga el usuario a partir del 17 de mayo, estos están la distribuidora Rodríguez en Cartago. Foto: Karen Fernández
Impecables como un ajito, así deberán ser los cilindros que tenga el usuario a partir del 17 de mayo, estos están la distribuidora Rodríguez en Cartago. Foto: Karen Fernández

Que a partir de este viernes 17 de mayo ya no se acepten los cilindros de gas que estén en mal estado tiene preocupados a los 750 mil hogares costarricenses que cocinan con este combustible.

La preocupación es entendible, pues si usted tiene un cilindro echo leña y no tiene la factura de donde lo compró no se lo van a aceptar para rellenarlo, por lo que lo único que le queda es comprar uno y son bastante cariñosos.

Los cilindros van desde 28 mil hasta 40 mil colones, según donde lo compre, pues el precio está por la libre, según reconoció la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Mientras que solo rellenar el de 25 libras, que es el más usado en los hogares ticos, le sale en ¢7.482.

Según el distribuidor independiente Jonathan Fallas, de 10 cilindros que entregan sus clientes en pulperías y pequeños comercios, por lo menos ocho no cumplen con las nuevas disposiciones.

Y como el hilo siempre se rompe por lo más delgado, todo parece indicar que serán los usuarios los que deberán asumir el costo para el cambio del cilindro, porque no todo el mundo guarda facturitas en este país.

Ejemplo

Gerardo Rodríguez, un usuario que sí tiene la buena maña de guardar los recibos, dice estar preparado para el cambio porque tiene tres cilindros en buen estado y con sus respectivas facturitas guardadas.

Sin embargo, dijo que el Estado falló en la comunicación y que hace tiempo se oye el run run de los cambios, pero nunca vio que hicieran nada.

Cadena de suministro de gas

FUENTE: DIRECCIÓN DE COMBUSTIBLES MINAE.    || E.E. / LA TEJA.

Él deberá cambiar sus cilindros, que son de presión y no de rosca, como es lo recomendado, aunque todavía hay un margen más para que eso sea obligatorio pues según bomberos será hasta el 17 de noviembre del 2020.

“Cuando escuché, hace mucho, que iban a hacer cambios, me dije, ‘aquí la cosa es comprar solo en el mismo lugar’. Así lo he hecho”, dijo.

“Una vez uno salió malo, pero de ese no tenía la factura y fui al lugar y me lo cambiaron porque ya me conocían”, dijo.

Mientras tanto, Keller Aragón, otro usuario, está preocupado porque dice que los chinos cambian los cilindros golpeados.

“A veces con las válvulas golpeadillas y eso es peligroso”, dijo.

Más tiempo

Diego Sojo, abogado de la dirección de combustibles del Minae indicó que son conscientes de la realidad del país y de que los cilindros no están en las mejores condiciones, por eso están valorando si se puede dar un plazo para que se puedan cambiar los cilindros malos, sin perjuicio al usuario final, sin embargo, aún no tienen una respuesta clara a este tema.

Esto sería volver a patear la bola, pues el reglamento que entrará a regir este viernes, se publicó desde el 17 de mayo del 2018, por lo que hubo todo un año para buscar la forma de hacer los cambios, sin perjudicar a nadie o hacerlo lo menos posible.

Las empresas gaseras son las dueñas de los cilindros y ellas se lo “prestan” mediante un depósito de garantía a los distribuidores, que a la vez se lo venden al usuario final, por lo que deberían de ser estas las que asuman dicho costo al final, pero obviamente nadie quiere perder.

Comerciantes de gas en ascuas

Otros que no tienen muy claro qué pasará a partir del viernes son los comerciantes. Lo que sí saben con seguridad es que ellos no van a asumir el costo del cilindro.

Uno de ellos es Roberto Arroyo, propietario de la pulpería La Asturiana en Coronado, dijo que la gasera a la que le compra, ni ninguna otra institución del Estado le ha informado nada acerca de qué medidas podía ir haciendo.

Dijo que hubiera deseado una campaña del Gobierno para no estar con el agua hasta el cuello a tan pocos días.

“No sabía nada de esto. Solo me he informado por La Teja, pero no estoy dispuesto a asumir la pérdida por un cilindro. No sé qué va a pasar, tampoco quiero dejar de vender, es un ingreso importante”, comentó Arroyo.

Roberto Arroyo dice que tres días de que cambien las medidas, nadie le ha informado nada. Foto Melissa Fernández
Roberto Arroyo dice que tres días de que cambien las medidas, nadie le ha informado nada. Foto Melissa Fernández

Por mes hace unas 60 ventas de gas, pero dijo que son muy pocos clientes los que guardan las facturas. “No sé que va a pasar el viernes. No sabía nada y estoy preocupado”, añadió.

Por ejemplo, don Francisco Pinnock, distribuidor en La Pitahaya de Cartago, nos dijo que él da el servicio exprés a sus clientes.

“Yo trato de que ellos mantengan sus cilindros en buen estado y si no es así, no los acepto. Tampoco acepto los que son de aluminio y les sugiero que compren uno nuevo por su seguridad”, explicó don Francisco.

Añadió que les sugiere también la forma correcta de instalarlo, afuera de la casa, en un lugar ventilado, con mangueras de seguridad, al igual que la válvula, pero que dependiendo de las posibilidades económicas, algunos le hacen caso y otros no.

“El cambio es bueno, porque es buscando la seguridad en las casas, yo les digo a mis clientes que es mejor hacer la inversión en el cilindro que es de 40 mil con todo y válvula de seguridad, a perder la casita que tanto le ha costado”, agregó Pinnock.

A Beiner Rodríguez, comerciante de Guadalupe de Cartago, lo encontramos justamente saliendo del MINAE donde le explicaron que deberá contar con una certificación de un ingeniero químico para poder seguir vendiendo gas a sus clientes.

“Tengo permiso en el local por tres años más, pero si me cerraran, tendría que pasarme a un lugar que se ajuste a las condiciones que pide actualmente el MINAE”, agregó.

En el caso de Fallas, dice que hasta el momento, Gas Zeta no les dijo qué pueden recibir y qué no, y aclaró que ninguna de las plantas envasadoras están metiendo cilindros nuevos aún.

Carolina Mora, vocera de la Aresep, dijo que cuando exista alguna queja por precio, la persona debe quejarse al correo usuario@aresep.go.cr.

“Es muy importante presentar la factura de compra, porque allí se indica cuánto era el peso, y la factura trae fecha para que se pueda validar. El orden es quejarse ante la empresa que envasó y si en diez días no responden acudir a Aresep ante el correo antes mencionado”.