Nacional

Valentía del chef Krasinski fue más fuerte que incendio que destruyó dos años de trabajo

Al cocinero se le quemó su primer centro de producción, pero en un día terminó el que estaba en construcción y retomó su negocio

El chef Sebastián Jara Krasinski sabe bien cómo enfrenarse a las dificultades y vencer los obstáculos.

Prueba de eso es que el 10 de diciembre pasado le tocó vivir uno de los momentos más duros de su vida. Pasadas las 2 de la madrugada sonó su celular y, al atender, uno de los chefs de su equipo de trabajo le dijo que se estaba quemando el centro de producción que tenía desde hace dos años en San Joaquín de Flores, en Heredia, en donde preparaba todas las comiditas que le encargan.

Cuando le avisaron, se levantó de un brinco, agarró el carro y se fue a ver qué era lo que había pasado. En el camino le pedía a Dios que no hubiera personas afectadas por la emergencia.

“Fue algo terrible, habíamos dejado como 100 kilos de costilla cocinando porque se tarda hasta doce horas para darle el punto. Un cocinero estaba supervisando el proceso y no escuchó cuando empezó la fuga de gas, se hizo como una abertura en la conexión y agarró fuego, cuando él se dio cuenta ya había llamas por todo lado.

“Cuando me avisó, me agarró una temblorina del susto y los nervios, lloré, claro que lloré, porque yo levanté este negocio con 48 mil colones y poco a poco fui comprando parrillas, saqué permisos, hice mi centro de producción y así fui poco a poco. No sabía qué iba a pasar, no sabía si alguien estaba en peligro, me pasaron tantas cosas por la cabeza”, recordó.

Cuando Sebastián llegó al lugar de la emergencia, ya los bomberos tenían controlada la situación y al saber que no había heridos ni muertos se tranquilizó un poco.

“Soy un ser humano y en un momento me desvanecí en mi carro, estaba solo y me dolía mucho lo que estaba pasando, aquí en el país yo solo tengo a una hermana, pero en eso pensé en mi mamá y mi abuelita, que están en el cielo, ellas eran unas luchadoras y sabía que no iban a querer que yo me rindiera, por eso que me había pasado y en honor a ellas me propuse levantarme de esa situación”.

Gran bendición

Sebastián ya tenía casi listo un segundo centro de producción, localizado también en Heredia, pensaba abrirlo cerca del 16 de diciembre, pero dadas las circunstancias, tocó ponerle y en un día él y su equipo de trabajo lo pusieron a trabajar, por lo que solo perdieron los pedidos de ese viernes 10 de diciembre. Ellos preparan la comidita y la envían a sus clientes.

“A las 4 de la mañana (dos horas después del incendio), agarré una manguera y una escoba y me fui para el nuevo centro para lavarlo, porque estaba todo empolvado de la cerámica y todos los trabajos de construcción recién hechos. A las 6 de la mañana ya tenía el centro bien limpio.

“Luego llegó todo mi personal y empezamos a conectar las parrillas y a hacer lo que hacía falta y ese mismo día a las 3 de la tarde ya teníamos el centro de producción listo. Me tocó inaugurarlo de una forma diferente a lo que pensaba, pero siempre positivo. En la vida siempre habrá problemas, sé que este no será mi último problema, así que antes de echarme a llorar o echarme a morir me dije: ‘No, tengo que superar este problema, porque si me pongo a llorar nadie me va a mantener’”, manifestó el luchador.

El cocinero dice que el incendio hizo que perdiera unos ¢2 millones en los pedidos del viernes 10 de diciembre que no puso hacer y unos ¢5 millones en los equipos que se quemaron, además, deberá reconstruir el local que estaba alquilando, pero eso no lo arruga.

“Mi equipo y yo le estamos echando muchas ganas a esto, tenemos muchos pedidos para diciembre gracias a Dios y tenemos un proyecto de abrir una ventanita de venta de nuestros productos en cada provincia, la primera la abriremos en marzo del 2022 en Tres Ríos de La Unión”.

Admirable

La sicóloga María Ester Flores dice que la actitud de Sebastián es de admirar y también un ejemplo a seguir, ya que todos enfrentamos situaciones difíciles que debemos superar.

“Personas como él demuestran que sí se puede hacer frente a las pérdidas, pero depende de la actitud con la enfrentamos la vida, se necesita mucho esfuerzo y mucho sacrificio, reponerse de una situación tan fuerte.

“Hay personas a las que no les gusta trabajar duro por algo, se victimizan cuando viven un problema y aunque quizá sí logran salir adelante, lo hacen con más dificultad. Hay que tomar de ejemplo casos como el de Sebastián, y luchar por lo que se quiere, no quedarse llorando en lo que ya no está, sino en luchar por reconstruirse”, aseguró la especialista.

Si usted quiere comer rico un día de estos puede echarle un ojito al menú del chef Krasinski, puede verlo en este enlace del WatsApp https://wa.me/c/50684225656 y ellos se lo envían. Las reservas se hacen de lunes a sábado de 8 a.m. a 5 p.m.

Rocío Sandí

Rocío Sandí

Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana; Periodista de la Universidad Internacional de las Américas, con experiencia en Sucesos, Judiciales y Nacionales. Antes trabajó en La Nación y ADN Radio.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.