Franklin Arroyo.3 diciembre

Kendrick Vargas, de diez años, es un niño con síndrome de down que es un gran bailarín y cree en Santa Claus.

Al colacho le pidió para esta Navidad un parlante con el cual poder seguir creando coreografías de sus canciones favoritas.

Kendrick es muy conocido en su natal Barranca en Puntarenas y hoy quisimos, por medio de él, conmemorar el día Internacional de la Persona con Discapacidad.

Kendrick baila apasionadamente

El pequeñín forma parte de la banda de la escuela Augusto Colombari y cursa el primer ciclo en la escuela de Enseñanza Especial Ivonne Pérez Guevara. Aparte de la música, es amante de las corridas de toros y todos los fiestones de fin de año. Lo han invitado a Zapote, Pedregal y a la Teletón.

Kendrick vive en una condición humilde pues su mamita, Kemly Vargas, no puede trabajar por dedicarse a cuidarlo.

La Fundación Mauricio Amuy tendrá actividad el 13 de diciembre en Islita, el 20 en El Roble, el 21 en La Fresca, Jicaral y el 23 en Cedral, todas en Puntarenas. Y aún faltan por programas cinco visitas a comunidades.

“Lo que más desea es un parlante grande con luces, casi del tamaño de él porque le gusta la música y nunca ha tenido uno y con la situación de nosotros, no estoy en capacidad para comprarle”, explicó Kemly.

Dice que cuestan como 70 mil colones. Un pajarito nos contó que ya Santa Claus está enterado de su petición.

Kendrick Vargas forma parte de la banda de la escuela Augusto Colombari, de invitado. Foto: Cortesía.
Kendrick Vargas forma parte de la banda de la escuela Augusto Colombari, de invitado. Foto: Cortesía.

La mamá dice que su muchachote disfruta montones la Navidad y la ayuda con el pasito, la decoración de la casita y el árbol.

“Cree en Santa Claus y se pone a decir que pronto llegará a dejar los regalos de Navidad. Me ayuda con el árbol y con algunas luces en la ventana, es una época demasiado linda para él”, dijo.

Para esta Navidad, Kendrick pide un parlante. Así se los dijo a Chibolo y Juan Vainas. Foto: Cortesía.
Para esta Navidad, Kendrick pide un parlante. Así se los dijo a Chibolo y Juan Vainas. Foto: Cortesía.
Sueltitico

Kendrick usa el celular de la mamá para poner música para soltarse a bailar. Por supuesto, era un fiebre del programa de Teletica Dancing with the stars.

“Iba con Destino, se puso bravísimo cuando quedó fuera. Luego iba con Greivin Morgan y cuando no ganó se puso triste y más bravo”, comentó la mamá.

Dijo que el alegre joven se aprendía los pasos que debía hacer Destino al principio y luego Morgan para bailarlos. “Trata de imitarlos, no le sale perfecto aunque trata de hacerlo igual”.

Además, Kendrick no se pierde las corridas y lo han invitado a Pedregal y a Zapote. “Una vez, Roberto Camacho (de Pedregal) lo puso de mariscal y estaba muy emocionado y cuando vino el Verano Toreado pudo bailar el Baile del serrucho, que organiza Víctor Carvajal y ganó”, dijo.

Kendrick también tiene un gran espíritu de ayuda, pues desde enero empieza a recoger platica para los niños de la Teletón.

“Le he enseñado que tiene que ayudar a los demás. El 7 de diciembre vamos para Teletón y días antes vamos donde mis hermanos para recoger más. La entrega la hace con mucha ilusión”, detalla la mamita.

Labor ejemplar

El niño también recibe sus regalitos en diciembre gracias a la Fundación Mauricio Amuy, que reparte obsequios a jóvenes en condición humilde y de zonas vulnerables. Esa organización se enfoca mucho en las islas de Puntarenas y en zonas aborígenes.

Kendrick Vargas apoyaba a Greivin Morgan en la final de Dancing. Foto: Cortesía.
Kendrick Vargas apoyaba a Greivin Morgan en la final de Dancing. Foto: Cortesía.

Kendrick se pone muy contento cuando llegan esas actividades a Barranca. Este año, la fundación llega el 20 de diciembre a repartir regalos.

La Fundación ayuda a niños en condición de pobreza mediante programas educativos, regalos navideños y útiles. Para este 2019 la meta es alegrar a 5 mil chiquitos porque las condiciones de pobreza son más visibles, según Mauricio Amuy.

Sin embargo, lo más importante son las escuelitas educativas que funcionan por cuatro meses en las comunidades.

El pequeñito tiene fotos con muchos personajes, como Hanna Gabriels. Foto: Cortesía.
El pequeñito tiene fotos con muchos personajes, como Hanna Gabriels. Foto: Cortesía.

Esos talleres les han ayudado a detectar y prevenir cerca de 930 casos de suicido aproximadamente.

“Lo sabemos porque detectamos el problema y lo trabajamos mediante juegos didácticos y con la familia. Por supuesto, hay un tema de aceptación (del problema) de parte de la familia y en muchos casos es necesaria la colaboración del PANI, otros los tratamos con nuestros sicólogos”, añadió Amuy.

Mauricio, quien es actor y productor de cine, contó que la fundación nació hace diez años por una experiencia personal que vivió.

“Mi testimonio lo uso para prevenir y ayudar”.

La fundación se financia prácticamente con ingresos de Mauricio pero si usted quiere colaborar con algún regalo para los chiquitos y para apoyar esta noble causa puede escribirle un correo a mauricioamuyny@aol.com o visitar el ‘feis’ Fundación Mauricio Amuy Costa Rica.