Franklin Arroyo.1 julio

Luz Marina Molinares abandonó este lunes en la mañana la cárcel Vilma Curlin (El Buen Pastor) luego que un hombre pagara los ¢200.000 que debía de pensión alimentaria.

El hombre se tomó una foto con doña Luz Marina luego de salir de prisión. Foto: Cortesía.
El hombre se tomó una foto con doña Luz Marina luego de salir de prisión. Foto: Cortesía.

Sin embargo, su principal deseo, que era llegar a su casa, no se pudo completar porque la carretera a Limón, donde vive, está bloqueadas por los manifestantes.

La señora estaba en prisión desde el 7 de junio porque ya acumulaba cuatro meses de pensión que no podía pagar. Ella padece una serie de enfermedades, como cáncer, diabetes, presión alta y otras que le impiden trabajar.

50 mil colones es el monto mensual que debe pagar por pensión Luz Marina.

Gerardo Zamora, un estudiante de derecho, que se dio cuenta del caso y lo compartió con La Teja, dijo que se había comprometido con la señora para llevarla a Limón, pero no pudo.

“Ponía Waze y las dos vías salían cerradas (la ruta 32 y por Turrialba) entonces tuve que llamar a su hija para ver qué hacíamos. Al final llamaron a una familiar en calle Los Mangos, en Los Anonos y la dejé allí”, dijo el estudiante.

Zamora contó que doña Luz Marina estaba muy emocionada y se puso a llorar.

“Antes de llevarla a esa casa pasamos por donde el señor que le pagó la deuda porque quería conocerla. Ella se descompuso, nos explicó que se toma 23 pastillas por día y a veces se descompensa por efectos secundarios. Es un caso bastante triste”.

La Teja pudo conversar con el buen samaritano que hizo posible que Luz Marina saliera de la cárcel y volvió a manifestar que prefiere mantener su identidad protegida.

“Yo no soy un ángel, el verdadero ángel es ese muchacho que se interesó por ella (Gerardo) y sé que tiene otros casos. Yo solo puse dinero”.

“La señora se bajó del carro en un puro llanto y la verdad, se nos salieron las lágrimas. Me abrazó y me dio las gracias y le dije que no se preocupara. Don Gerardo, repito, es quien ha puesto cariño. Desfortunadamente ella quería ir a Limón y no se podía. Supongo que está deseando eso”, comentó el buen hombre.

“Yo vi la publicación de ustedes del domingo y en el Face había muchos comentarios y en casi todos me mandaban bendiciones. Eso es suficiente para mí”, dijo.

Elizabeth Carballo, hija de de doña Luz Marina, expresó su agradecimiento al buen samaritano, con quien pudo conversar, y a Gerardo Zamora por toda la ayuda que le ofreció a su mamá.

“Estoy demasiado alegre, gracias a esas almas de Dios que se compadecieron y sacaron a mami de allí. Estaba feliz, mami me dijo que fue a conocer al señor, pero que no se podía venir. Se quedó donde una cuñada”, manifestó Carballo.

“También estoy muy agradecida con La Teja porque tuvieron parte en que liberaran a mi mamá”, comentó.

Añadió que otras personas la contactaron para ayudarla, pero les indicaba que un hombre de buen corazón ya había cancelado la deuda.

Le urge ayuda

El donador del dinero dijo que vio que doña Luz estaba muy afectada y le ofreció ayuda médica. Aseguró que estaba dispuesto a llevarla a una clínica cuando vio que se desmayó, pero ella quería irse para donde el familiar.

“De verdad que ella necesita un tratamiento y un profesional bien especializado. La vi afectadita. Le di un poquito de dinero para que no se fuera con las manos vacías”, comentó el señor.

Además, dijo que hizo una carta donde explicó que él dona la plata sin ser familiar de ella, que lo hizo por solidaridad y luego de ver el reportaje en La Teja.