Nacional

(Video) Mujer que bajó 56 kilos tuvo que cambiar la cédula y la licencia porque no la reconocían

Analú Romo inspira con su experiencia a quienes luchan contra el sobrepeso

Ana Lucía Fallas, a punta de esfuerzo, sacrificio y buena alimentación, bajó 56 kilos en tan solo un año.

El cambio de Analú Romo, como la conocen en las redes sociales, fue tan enorme que hasta se vio obligada a cambiar sus documentos de identidad porque, por ejemplo, unos tráficos que la pararon en la calle no creían que la mujer delgada que estaban viendo fuera la misma gordita que salía en la foto de la cédula y la licencia.

“Ahora es algo que me da risa, pero sí empezó a significar un problema porque tenía inconvenientes hasta cuando iba al banco y me pedían la cédula para los trámites, pensaban que era otra persona. Recuerdo que una vez, en un retén policial de rutina, me pidieron la licencia y como vieron que no me parecía a la foto, un oficial pidió refuerzos porque decía que seguro yo andaba con documentos falsos o robados, tuve que explicarles que había perdido mucho peso y entonces me recomendaron que fuera a actualizar mis documentos de identidad y así lo hice.

“Hace tres meses tuve otro problema en el aeropuerto cuando salí del país, porque en Migración decían que mi foto del pasaporte no se parecía en nada a mí, pero bueno, en realidad no los culpo porque creo que he sido dos personas en una misma vida”, contó.

Aunque Analú ha pasado momentos incómodos, como cuando se topa a viejos amigos que no la reconocen o al recibir en redes sociales comentarios de mal gusto de personas que le dicen que es una mentirosa y no creen en su cambios, todo eso le demuestra que su esfuerzo realmente valió la pena porque logró cambiar lo que no le gustaba de ella.

Un cambio de vida

Los problemas de sobrepeso de esta vecina de Jacó, en Garabito de Puntarenas, empezaron desde hace años y varias veces trató de adelgazar, pero no de la forma correcta.

“Fui de esas personas que intentó todo por bajar de peso desde muy joven, tomé pastillas, hice dietas, una cirugía de manga gástrica en el 2016, una liposucción en el 2018, pero siempre tuve el pensamiento erróneo de que quitarme mi sobrepeso sería algo mágico. Llegué a pesar 130 kilos.

“En el 2016, cuando estaba en mi peso máximo, fue que me sometí a la cirugía de manga gástrica y con eso, en el 2017, había logrado bajar 45 kilos de peso, pero mis hábitos alimenticios no eran los adecuados y nunca hice ejercicio. Como la mayoría de personas, creí que el procedimiento haría todo por mí y en menos de cinco años recuperé 40 kilos”, recordó.

Analú contó que al verse en el 2020 con 126 kilos de peso, entró en una fuerte depresión que la hizo tocar fondo y decidió intentarlo de nuevo, pero esta vez a base de una buena alimentación y ejercicio.

“Lloré mucho, caí en cuenta de que eché a perder muchos procesos y que ya lo había intentado casi todo, pero también entendí que no podía seguir llorando y que debía tomar cartas en el asunto, porque solo tenía dos opciones: seguir con esa obesidad que me hundía y me deprimía o ponerme las pilas para sentirme y verme mejor.

“Mi vida giró 180 grados, hace un año empecé a levantarme todos los días a las 4:15 de la mañana para ir al gimnasio, no ha sido fácil, también me tocó quitar de mi plato toda aquella comida que me gustaba, mi adicción al azúcar, a los postres, a las harinas, ese ha sido el trabajo más difícil. Enseñarle a mi cuerpo que debe comer para vivir y no vivir para comer, ha sido un trabajo de todos los días, pero nada que no se pueda lograr con mucha disciplina, esfuerzo y constancia”, relató.

La valiente dice que, como todo proceso en la vida, ha tenido días malos, pero todo es un aprendizaje y lo importante es seguir adelante pese a las dificultades.

Luchadora

Analú es enfermera de profesión, pero se ha dedicado al mundo de los negocios, ya que tiene una tienda de cosméticos en Jacó.

Este 30 de agosto cumplirá siete años de casada con Calvin Rojas y tiene dos hijos: Luna de cuatro años y José Manuel de uno.

Cuando ella empezó este nuevo proceso de pérdida de peso lo hizo sola, ya que su esposo no quería hacer dieta, pese a que él también estaba gordito; sin embargo, dos meses después se puso las pilas él también y empezó a esforzarse. Este año él ha perdido 20 kilos.

Fallas se siente tan feliz con su evolución que decidió compartir su experiencia en TikTok, tiene una cuenta con 225 mil seguidores. Todos los días sube videos de motivación y hace transmisiones en vivo para compartir con las personas que la siguen.

“La obesidad para mí fue una cárcel y muchas cosas las viví sola y en silencio. Cuando subí por primera vez un video de mi cambio en TikTok, me di cuenta de que no estaba sola del todo, porque ahí afuera había miles de personas como yo, que viven el dolor que causa fracasar en la pérdida de peso. Con mi cambio muchos se sintieron motivados a continuar o a comenzar un cambio de vida, y eso me alegró tanto que decidí exponer mis fracasos públicamente para que más personas aprendan dos cosas: que no hay cirugías ni pastillas mágicas para perder peso sin disciplina y que con esfuerzo, sudor y constancia, todo lo que se propongan lo pueden lograr”.

28 años tiene Analú

Rocío Sandí

Rocío Sandí

Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana; Periodista de la Universidad Internacional de las Américas, con experiencia en Sucesos, Judiciales y Nacionales. Antes trabajó en La Nación y ADN Radio.