Shirley Sandí.17 agosto
El chef Rubén Herrera, de Sabores, prueba unas alitas de pollo cocidas en freidora de aire y le gustaron bastante. Fotografía José Cordero
El chef Rubén Herrera, de Sabores, prueba unas alitas de pollo cocidas en freidora de aire y le gustaron bastante. Fotografía José Cordero

El casado no es casado si no se le arrima un buen bistec encebollado o una chuleta de cerdo bien carnosita y jugosa.

Claro, ahí empieza el cargo de conciencia por el aceitero y el montón de grasa que consumimos en los alimentos fritos, lo cual afecta nuestra salud.

Pero para tranquilidad de muchos hace algún tiempo entró en escena un aparato que ha tomado una gran popularidad, nos referimos a las freidoras de aire.

Estos electrodomésticos ingresaron al mercado hace unos cinco años, pero en aquel entonces eran bastante caros, costaban más de ¢100 mil. Hace aproximadamente tres años comenzaron a bajar de precio y en el último año se han convertido en toda una moda, se consiguen en cualquier tienda y en ventas de artículos de segunda desde los 30 mil colones.

Ahora hasta existen páginas de Facebook, como Air Fryer Costa Rica con más de 2 mil miembros, donde se comparten recetas, se hacen consultas de tiempos de cocción, se venden accesorios y se raja con fotos de como les quedó el almuerzo.

Federico Porras, gerente regional de Telstar, aseguró que las ventas de este producto han aumentado en más de 400% del 2017 al 2018, toda una locura impulsada por la tendencia a comer más saludable.

La freidora de aire tiene un compartimento donde se cocinan los alimentos y así no hay regueros ni salpicaduras. Fotografía José Cordero
La freidora de aire tiene un compartimento donde se cocinan los alimentos y así no hay regueros ni salpicaduras. Fotografía José Cordero
¿Cómo funcionan?

La freidora de aire realmente es como un horno pequeño, pero sin resistencia. Los alimentos se colocan en una canastilla y se activa el programa de cocción (tiempo y la temperatura). El sistema cocina con aire rotatorio a temperaturas muy altas, generado a través de unos ventiladores. Puede cocinar carne, pollo, cerdo, papas...

Rosita Arias es una fiebre de la freidora. Esta vecina de San Sebastián asegura que le gusta mucho que no deja regueros, que son fáciles de usar y de limpiar, que la casa no queda oliendo a la comida que se prepara, debido a que el vapor que expulsan es mucho menor al de las freidoras convencionales.

El chef Rubén Herrera, de Sabores, probó las alitas de pollo elaboradas en freidora de aire.

Claro, la ventaja principal para ella es que en su casa ahora consumen menos grasa y colesterol, pues en la mayoría de los alimentos no usa grasa, o le ponen lo más una cucharadita para que queden doraditos.

Prueba de expertas

La Teja se dio a la tarea de consultar a dos nutricionistas que han usado esos aparatos para que nos contaran sus experiencias.

Una es Saray Quirós, quien aseguró que es un equipo de cocina bastante útil para quienes gustan abusar de lo frito.

“Las comidas no quedan gastronómicamente igual (no saben igual), pero sí reducen esa cantidad enorme de aceite que se suele echarles”, aseguró.

"Yo la recomiendo a mis pacientes. A unas papitas fritas, por ejemplo, solo se les echa un poquito de aceite en spray encima para que se doren. Claramente no van a quedar tostadas porque el aire lo que hace es deshidratar el alimento y se ven un poco pálidas. Sí les cuento que no todos los alimentos quedan bien, les recomiendo el plátano maduro con queso y rodajas de manzana con canela quedan excelentes. Ya la carne o el pollo quedan más secos”, comentó Quirós.

La otra nutricionista que consultamos fue Cristina Bazo. Ella asegura que la freidora le gusta mucho porque genera versiones más saludables y con una textura crujiente similar.

"Uno se ahorra un montón de calorías, no hay regueros y es muy recomendable para las personas que comen muchas comidas rápidas. En la freidora se pueden quitar el antojo con camotes, chayotes y papas tostadas, sin perder los nutrientes, aunque es cierto, el sabor cambia un poco”, indicó.

Bazo reconoció que este artículo gasta más luz que una freidora tradicional.

Por ejemplo, freír unos gajos de papa requiere unos 15 minutos aproximadamente en una freidora de aire y solo unos cuatros minutos en aceite caliente.

Estos electrodomésticos son toda una moda, las ventas han aumentado un 400% en el último año. Fotografía José Cordero
Estos electrodomésticos son toda una moda, las ventas han aumentado un 400% en el último año. Fotografía José Cordero
Algunos ejemplos de precios

Tiendas Monge: ¢62.900, Telstar de 4 litros

Pequeño Mundo: ¢52.000, Westinghouse

Shoppers: ¢49.000, Kintec 3,2 litros

Marketplace de Facebook (artículos nuevos y de segunda): Desde ¢85 mil hasta ¢30 mil.