Shirley Sandí.29 marzo

Los hogares de Jenny Gutiérrez y Mayra Hernández hoy lucen muy diferentes. Ellas son dos mujeres que vivieron por muchos años en el precario Las Palmas de Los Guido, y hoy disfrutan junto a sus familias de los goces de un condominio, ubicado en un proyecto habitacional muy chuzo que levantó el Gobierno en Desamparados.

“Mi casa no era una vivienda digna, era de latas y con el viento se querían arrancar. El piso era hecho de pedazos de madera y se nos metía el agua. Pero ahora vivimos en una casa digna, hermosa”, indicó Jenny, quien nos invitó a pasar y conocerla.

Así es el chuzo de condominio Las Anas, con parqueo y todo.
Así es el chuzo de condominio Las Anas, con parqueo y todo.

Y no es para menos, gracias al bono de vivienda y a un terreno que compro Fuprovi en Los Guido, además de una alianza con la muni de Desampa, Mucap y el Banhvi, que ayudó en el diseño y selección de familias, se pudo hacer un proyecto de vivienda muy diferente, el cual fue inaugurado este jueves.

Las casas son de dos pisos, diseño moderno, con jardines, senderos, áreas verdes, parqueo y con zonas comunes para juegos infantiles.

Cada una está hecha de bloques de concreto y ventanas de aluminio, cuestan ¢21,5 millones (cubiertos por el bono de vivienda) y las familias solo pagaron los gastos de formalización (unos ¢400.000) y pagan una cuota condominal (de entre 5 y 8 mil colones) para cuidar los play y los parquecitos.

Si cumplían los requisitos para obtener bono de extrema necesidad ( cédula o residencia, no tener casa, ingresos menores a ¢403.983 y tener núcleo familiar) quedaban dentro del proyecto, según explicó Minor Rodríguez, gerente de Fuprovi.

En total 198 familias son las beneficiarias de este condominio, el cual ha ganado varios premios internacionales por su diseño. Hasta un centro comercial van a construir cerquita como parte del mismo proyecto.

Así era el precario Las Palmas, ubicado en Los Guido. Cortesía
Así era el precario Las Palmas, ubicado en Los Guido. Cortesía

Ya dentro del hogar de Jenny de inmediato vimos el amor que le impregnó. La tiene linda y ordenada, adornada con cuadros, le puso piso cerámico y la pintó, ya que la entregan en obra gris.

En el cuarto de su hija Sharon, de 17 años, pudimos observar una máquina de coser, que muestra el espíritu de superación de esta joven que padece de parálisis cerebral infantil.

“El baño es superamplio, para la comodidad de mi hija. Este lo dieron con cerámica y acondicionado para personas con discapacidad. Todo esto para nosotros es una alegría inmensa, es un cambio total.

"En el rancho donde vivíamos antes subíamos casi 100 gradas para llegar, ya casi no podía subirlas con Sharon alzada”, aseguró Jenny, quien vive además con su bebé Iván de año y medio y y su esposo Alexander, quien trabaja en mantenimiento.

Mayra Hernández, quien vivió 18 años en un precario y ahora disfruta su nueva vida junto con su esposo Orlando y sus hijos Keylor (14) y Shirley (12), está que no se cambia por nadie.

Jenny Gutiérrez y su familia están que no se cambian por nadie con su nueva casita.
Jenny Gutiérrez y su familia están que no se cambian por nadie con su nueva casita.

“Yo me he sentido muy alegre, tenemos un año de vivir acá. Aquí todo es nuevo, no se nos mete el agua y mis hijos salen con los zapatos limpios para el colegio. Antes se nos quería derrumbar el ranchito, era horrible", aseguró.

“Aquí es otra cosa, ya no dormimos todos en un solo cuarto, ahora mis hijos tienen su cuarto propio. Ellos están felices y hasta han mejorado las notas, el mayor no se me ha quedado, ya está en noveno. Yo estoy pendiente de que hagan las tareas y que estudien”, aseguró doña Mayra.

Todo un modelo

Para el presidente de la República, Carlos Alvarado, este proyecto de vivienda es todo un modelo.

“La transformación que aquí se dio va mucho más allá. No es solo un conjunto de casas alineadas que dan techo a las personas.

"En este proyecto el costo por unidad habitacional prácticamente no cambió, lo que cambió fue la visión, pues más que vivienda estamos haciendo desarrollo para las personas, cambió el trabajo en equipo, la concepción, el diseño y atreverse a hacer algo distinto”, indicó el mandatario.

El Gobierno dispondrá este año, a través del Banco Hipotecario de la Vivienda, de ¢114.180 millones para otorgar 11.507 bonos de construcción de viviendas individuales y proyectos habitacionales a las familia de bajos ingresos.

“Las proyecciones indican que las jefas de hogar serán el sector de la población más beneficiado. Unas 6.925 recibirán cerca del 60% del presupuesto total destinado para cada fin”, explicó la ministra de Vivienda, Irene Campos.

Mayra Hernández alista el almuerzo en su nueva cocina.
Mayra Hernández alista el almuerzo en su nueva cocina.