Adrían Galeano Calvo.6 noviembre
Elena Udrea (en la foto) y Alina Bica llegaron a Costa Rica a finales de 2017 y fueron capturadas porque las autoridades rumanas las investigan por corrupción. Foto AP
Elena Udrea (en la foto) y Alina Bica llegaron a Costa Rica a finales de 2017 y fueron capturadas porque las autoridades rumanas las investigan por corrupción. Foto AP

Como un lugar lleno de miseria, con condiciones inhumanas y muy violento, ese fue el jeterazo que se jaló la abogada de dos rumanas detenidas en Costa Rica para describir a la cárcel El Buen Pastor (Vilma Curling).

Según la defensora, las dos mujeres viven una verdadera “pesadilla”.

Laura Vicol es la abogada de Alina Bica, una exfiscal contra el crimen organizado en Rumania. Las declaraciones sobre el “Buenpa” las dio al medio rumano ProTV News, al hablar de la supuesta situación que su clienta y Elena Udrea, exministra de Turismo de ese país, viven en Tiquicia desde el pasado 30 de octubre, día en que ingresaron a ese centro penal.

Las dos europeas fueron detenidas por el OIJ y la Interpol el 3 de octubre en el sector de La Sabana, San José, luego de que las autoridades de Rumania girarán una orden de captura internacional por varios delitos de corrupción.

Udrea fue capturada cuando paseaba con su bebé recién nacida y su novio.

“Es terrible, es terrible. Han estado durmiendo con tres o cuatro (mujeres) en la misma cama. Hay mucha miseria, hay mucha violencia, hay pocos guardias que no logran mantener el orden allí", dijo Vicol al medio europeo.

Temor por bebé

La abogada también se dejó decir que Udrea está sufriendo mucho por no poder estar con su bebé, ella prefirió no llevársela al centro penal ya que “habría estado expuesta a peligros, microbios y enfermedades”.

"En Rumania, Elena Udrea pudo haber criado a su bebé en casa por hasta un año. Allí (Costa Rica), ella tiene un lugar para amamantar a su bebé. Prefirió llevar a la niña muy raramente a la penitenciaría porque nació muy pequeña y teme ponerse en contacto con otras enfermedades en la cárcel ", añadió Vicol.

En la publicación del medio rumano aseguran que Udrea tiene que compartir su cama en una cárcel muy violenta. Foto ProTV News
En la publicación del medio rumano aseguran que Udrea tiene que compartir su cama en una cárcel muy violenta. Foto ProTV News
Lejos de la realidad

Las declaraciones de la abogada rumana no cayeron nada bien en el Ministerio de Justicia y Paz, pues aseguran que todo lo dicho por Vicol está muy lejos de la realidad.

“Ellas se encuentran en el módulo A2, como usted sabe la cárcel Vilma Curling no tiene hacinamiento y cada una de ellas tiene su propia cama. El módulo es para 68 personas y ahí no hay hacinamiento”, explicó José Luis Bermúdez, director de Adaptación Social.

Bermúdez añadió que hasta la fecha no ha recibido ninguna queja formal por parte de las rumanas, además aseguró que en todo momento han respetado los derechos de estas mujeres tal y como lo hacen con las demás reas, por lo que a ninguna le ha faltado una cama limpia o un plato de comida.

En cuanto a la situación de Elena Udrea y su hija, el director de Adaptación Social indicó que a ella se le explicó la posibilidad de ser llevada a la casa cuna para que estuviera con su bebita, pero hasta la fecha no pedido el traslado. Además, señaló que ahí no existe ningún riesgo para la pequeñita, tal y como lo aseguró la abogada rumana.

“La casa cuna es un área exclusiva para mujeres que están a punto de dar a luz y las que ya tienen a su bebé. Ellas pueden tener a sus hijos ahí hasta los tres años, es un lugar bonito, cada una de ellas tiene su sitio para estar con su bebé y todo esta equipado con cunas, pañales y, además, cuentan con atención especializada”, añadió.

Tanto Elena Udrea como Alina Bica permanecerán un mes cumpliendo prisión preventiva mientras las autoridades definen el tema de su posible extradición a Rumania.