Por: Redacción LT.  15 mayo
Este es el segundo juicio que se realiza por el caso, en ambos han absuelto al acusado. Foto: Adrián Galeano.
Este es el segundo juicio que se realiza por el caso, en ambos han absuelto al acusado. Foto: Adrián Galeano.

Un abogado de apellido Hinrichs fue absuelto en un juicio que enfrentó por la muerte de un vecino, quien le había reclamado porque su perro hizo sus necesidades en su jardín.

La decisión fue tomada por el Tribunal de Juicio de Desamparados, el cual le dio al acusado el beneficio de la duda.

Contra él, la Fiscalía pidió una pena de 13 años de prisión por el crimen de Sergio González Zúñiga, de 29 años, quien falleció tras recibir dos disparos el 21 de abril de 2014.

De acuerdo con Humberto Méndez, representante de la familia de la víctima, los jueces estimaron que el acusado disparó en legítima defensa, pues alegó que González le reclamó airadamente y le dijo que le iba a “llenar de plomo el perro”.

Según declaró Hinrichs en el juicio, cuando él escuchó aquella amenaza disparó primero, pues pensó que González estaba armado.

Con ese argumento, los jueces Patricia Mora, Willy Escalante y Aarón Murillo resolvieron, por unanimidad, absolverlo por duda.

El ataque se dio el 21 de abril del 2014 en el barrio La Valencia de San Rafael Abajo de Desamparados. Foto: Mayela López.
El ataque se dio el 21 de abril del 2014 en el barrio La Valencia de San Rafael Abajo de Desamparados. Foto: Mayela López.

Humberto Méndez; sin embargo, manifestó que González solo portaba las llaves de la casa.

Para él, la decisión del Tribunal envía un peligroso mensaje a la sociedad: “Maten, no tengan miedo. Si alguien les reclama déjenlos que se pongan furiosos y métale dos tiros. Luego alegue que lo hizo en legítima defensa”, aseguró.

El abogado de la familia del fallecido señaló el hecho de que Hinrichs, además de un arma, llevaba un gas (de defensa), pero no una bolsa para recoger la heces de su perro.

Méndez añadió que el acusado dijo al Tribunal que su instructor de tiro le había dicho que si sacaba la pistola era para matar.

Además expresó que la Fiscalía consideró que, de haber defensa, sería excesiva, pues se dieron tres disparos; dos impactaron a la víctima y otro quedó en las paredes de una casa.

“Todo eso le valió al Tribunal que decidió absolverlo”, mencionó Méndez.

En un primer juicio por el mismo caso, el 7 de setiembre del 2016, Hinrichs también había resultado absuelto.