Marvin Brenes aseguró que varias veces trató de alejarse de su esposa

Por: Silvia Coto 17 enero
El acusado les dijo a los jueces que él agarraba a la joven de los brazos para que no le pegara. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal.

Marvin Alonso Brenes Oviedo, acusado del femicidio de su esposa, Miriam Andrea Fernández Vallejo, declaró este viernes ante los jueces como parte del juicio que se lleva en su contra y aseguró que más bien él era víctima de las agresiones de la mujer.

Brenes, desde el inicio del debate que se realiza en los Tribunales de Heredia, había dicho que iba a declarar.

El hombre le dijo a los jueces Guillermo Arce Arias, Guillermo Ampié Bonilla y Maureen Sancho González, que ambos se agredían verbalmente, pero aseguró que él nunca tocó a Andrea.

“Ella sabe y Dios sabe que yo nunca le pegué, un puñetazo, un manotazo, una patada, nunca le pegué”, declaró Brenes.

Brenes aseguró que de amarse mucho pasaron a agredirse y que, desde el 2016, Andrea lo golpeaba y él solo la agarraba para detenerla.

El imputado reconoció que entre él y su esposa se daban discusiones y faltas de respeto muy fuertes.

Andrea tenía 20 años cuando falleció. Reproducción de foto: Mayela López

“Yo a ella la agarraba de los brazos para evitar que me diera golpes, tengo marcas en el cuello que me hizo y tengo un hueco en el tabique de la nariz, de la cuchilla del taco (zapato deportivo), porque ella me golpeó”, aseguró el hombre.

El acusado relató que la joven también le habría pegado en la frente con una imagen de la Santa Cena el 25 de diciembre del 2017. Según Brenes, en un momento en que discutieron en casa de sus suegros, él los llamó para tratar de evitar las agresiones, pero dice que ellos no lo escucharon.

En la declaración comentó que muchas veces trató de alejarse de su esposa y dejarla, pero que ella siempre lo buscaba porque quería conservar a su familia, ellos tienen una hija en común.

Aunque la joven había pedido medidas de protección contra su esposo, después de que las quitó en marzo del 2018, los dos decidieron darse otra oportunidad.

Andrea, de 20 años, falleció el 29 de marzo del 2018 en el hospital San Vicente de Paúl en Heredia. Según el Ministerio Público, ese día Brenes apretó el cuello de su esposa y le fracturó el hueso hioides. La joven cayó en el baño inconsciente y entonces el acusado llamó a la madre de la muchacha y le dijo que ella se había caído.

Cuando los padres de la joven llegaron al centro médico, apenas tuvieron tiempo de despedirse de ella y decirle que cuidarían de su bebita.