Redacción .9 junio

Un hombre de apellido Alvarado Jiménez, de 48 años, fue declarado inocente por dudas en el juicio por la muerte de Yeimy Álvarez Berrocal, de 17 años, en San Vito de Coto Brus.

Así lo decidieron los jueces del Tribunal Penal de Corredores.

El acusado fue absuelto, por el principio de ‘in dubio pro reo’ (por dudas), de los delitos de homicidio simple y hurto simple que le atribuía el Ministerio Público.

El cuerpo de la muchacha apareció en un cafetal que está cerca del cementerio de San Vito. Foto Alfonso Quesada/Archivo
El cuerpo de la muchacha apareció en un cafetal que está cerca del cementerio de San Vito. Foto Alfonso Quesada/Archivo

“Se ordena la libertad inmediata del imputado, si otra causa no lo impide”, ordenaron los jueces, quienes también decidieron que las costas del proceso penal corren a cargo del Estado.

Para el Tribunal, las pruebas aportadas por la Fiscalía fueron insuficientes.

Alvarado era contratado para limpiar en el cementerio de San Vito y fue quien alertó a las autoridades sobre el hallazgo del cuerpo de la joven el sábado 4 de abril del 2020. El cadáver estaba quemado y lo dejaron en un cafetal que está cerca del cementerio.

A los dos días, fue detenido por ser sospechoso de matar a Yeimy y robarle las pertenencias.

La Fiscalía Adjunta de Corredores había pedido una pena de 15 años de prisión.

Al hombre lo capturaron dos días después de que encontraron el cuerpo. Foto: OIJ
Al hombre lo capturaron dos días después de que encontraron el cuerpo. Foto: OIJ

La última vez que la vieron con vida fue el viernes 3 de abril del año pasado, un día antes de que la hallaran muerta, cuando dijo que iba para Ciudad Neily a buscar a un amigo.

La mamá de la adolescente, María Cecilia Berrocal, recordó el año anterior que, a pesar de que le pidió a su hija que no saliera, ella se despidió de una manera rápida, muy distante, como si presintiera que algo le iba a suceder.

El 10 de mayo del 2020, la muchacha iba a cumplir 18 años.