Rocío Sandí.26 septiembre, 2019

Una adulta mayor de 69 años es la sospechosa de liderar una banda que supuestamente llenaba botellas de whisky con agua y alcohol de 90 o icor de chirrite.

Al parecer, ella y varios miembros de su familia hacían el chanchullo en una casa que estaba muy sucia y llena de cacas de gatos, ya que tienen un montón de esas mascotas.

La mañana de este jueves oficiales de la Policía de Control Fiscal (PCF) hicieron un allanamiento en el centro de Alajuela, diagonal a Construplaza, en el que detuvieron a cuatro presuntos integrantes del grupo y continúan en la búsqueda de otro más.

Los oficiales decomisaron botellas vacías como evidencia. Foto: PCF.
Los oficiales decomisaron botellas vacías como evidencia. Foto: PCF.

Los oficiales identificaron a la líder de la agrupación con los apellidos Ramos González.

Los otros detenidos son de apellidos González Ramos (hija de la anciana), Chavarría Alemán (esposo de González Ramos) y Cerdas González (nieta de la adulta mayor e hija de González Ramos).

El hombre que falta por detener es un hijo de la líder, quien tiene sus mismos apellidos.

Irving Malespín, director de la PCF comentó que, en apariencia, los vivazos conseguían botellas de whisky en recicladoras, las lavaban, las rellenaba con agua y alcohol de 90 o licor de chirrite, les ponían tapas nuevas y luego las distribuían en bares y licoreras de San José y Alajuela.

Malespín dijo que las personas que consumen este tipo de sustancias corren un gran riesgo y, además, al tratarse de un negocio ilegal, el Estado no percibe el pago de los impuestos.

“Si ya es peligroso que se adultere o manipule una bebida, imagínese que se haga en un lugar donde abunda la suciedad, donde hay frutas podridas y donde hay excremento de gato, porque todo eso encontramos ahí”, detalló el jerarca.

El guaro lo preparaban en condiciones cero higiénicas. Foto: PCF
El guaro lo preparaban en condiciones cero higiénicas. Foto: PCF
8 meses de investigación

El oficial contó que la investigación contra el grupo inició hace ocho meses.

"Aveces la gente se pregunta por qué una investigación se extiende durante meses, bueno es que estos trabajos deben hacerse muy estructurados porque de lo contrario podrían fracasar cuando lleguen ante un juez.

“Es necesario hacer decomisos de los productos para hacer los análisis técnicos y químicos respectivos y luego se deben hacer vigilancias y seguimientos para determinar la función de cada miembro del grupo, entre otras cosas”, detalló.

Malespín reveló que los oficiales que llevaron el caso determinaron que la adulta mayor era quien daba las órdenes y mandaba a los otro cuatro miembros a conseguir la materia prima para elaborar el producto ilegal.

Vea cómo entró la policía a la casa de la viejita que al parecer lideraba la banda.

Según la investigación, las mujeres se encargaban de preparar el guaro para meterlo en las botellas recicladas y luego los hombres iban en carro a distribuir el whisky a los clientes.

Los oficiales que hicieron los seguimientos aseguran que la banda distribuía producto todo los días, lo que le permitía a la familia vivir exclusivamente del negocio ilegal.

Al consultarle al jefe policial sobre el estilo de vida de los integrantes de la banda, él detalló que no era nada extraordinario, al contrario, vivían en un casa sin lujos y en medio de un gran desorden y suciedad.

El jefe policial aseguró que la investigación por el caso no termina todavía, ya que también planean revisar el lugar donde los presuntos delincuentes compraban las tapas de las botellas y donde conseguían el licor de chirrite.

29 personas han muerto por licor adulterado
Las autoridades encontraron etiquetas que en apariencia los delincuentes usaban. Foto: PCF
Las autoridades encontraron etiquetas que en apariencia los delincuentes usaban. Foto: PCF
Mucho cuidado

Las autoridades policiales mantienen constantes operativos para sacar de circulación licores adulterados, ya que entre junio y agosto de este año se reportaron 29 muertes de personas que tomaron bebidas alcohólicas que contenían metanol.

Los oficiales piden a la gente ser muy prudente a la hora de comprar estos productos y desconfiar cuando son ofrecidos a precios mucho menores de los que se encuentran en el mercado.

Si usted conoce un lugar donde vendan licor mezclado con sustancias ilícitas denúncielo al 2539-6800 de la PCF.

Irving Malespín, director de la PCF: “A no nosotros no nos interesa la edad o el sexo de los delincuentes, sino que se cumpla la ley”.