Adrían Galeano Calvo.5 septiembre, 2018
04/09/2018 Una banda dedicada al tráfico y trata de personas, que contaba con cómplices en Migración, cobraba al menos $22.000 por cada ciudadano asiático que traía ilegalmente al país ( este allanamiento fue en Belen en el super Mili .Foto Alonso Tenorio
04/09/2018 Una banda dedicada al tráfico y trata de personas, que contaba con cómplices en Migración, cobraba al menos $22.000 por cada ciudadano asiático que traía ilegalmente al país ( este allanamiento fue en Belen en el super Mili .Foto Alonso Tenorio

El megaoperativo en conjunto entre las autoridades de Costa Rica y Panamá de este miércoles, no solo logró ponerle fin a una red de trata y tráfico de chinos sino que también permitió rescatar a varias de las víctimas.

La operación denominada por ambos países como “Cielo y tierra” le permitió a las autoridades policiales de los dos países rescatar a nueve chinos ilegales, que prácticamente eran usados como esclavos en distintos comerciales.

El Ministerio Público de Costa Rica confirmó que por medio de los 40 allanamientos realizados en territorio nacional se logró rescatar a dos ciudadanos chinos mayores de edad, que fueron víctimas de la banda y estaban retenidos en negocios ubicados en Pocosol de San Carlos, Alajuela.

Desde la Fiscalía General indicaron que no se podían dar más detalles de estas personas por tratarse de víctimas, sin embargo, señalaron que ambos orientales ya fueron abordados por un equipo interdisciplinario a cargo de la Oficina de Atención y Protección a la Víctima del Delito.

De momento no se indicó si los dos asiáticos serían enviados de regresó a su país de origen.

Las autoridades además detuvieron a 29 sospechosos en Costa Rica, entre ellos tres chinos, quienes serían los líderes de la banda. Aún hace falta detener a cuatro personas más, entre estos un oficial de seguridad interna de la Policía de Migración de apellido Tejeda, quien estaba de vacaciones.

Salvados

La labor de rescate más importante se llevó a cabo en territorio canalero, pues la Policía Nacional de Panamá confirmó que lograron liberar a 7 víctimas que se encontraban retenidas en condiciones deplorables.

David Mendoza, Fiscal contra la Delincuencia Organizada, indicó que los rescates se consiguieron por medio de 10 allanamientos que se llevaron a cabo en las provincias de Chiriquí, Coclé, Panamá Oeste, Panamá y Colón.

Como parte del trabajo policial en Panamá, las autoridades también agarraron a 10 sospechosos de integrar la red de tráfico y trata de personas, quienes en apariencia mantenían contactos con varios de los detenidos en Costa Rica.

La Policía Nacional de Panamá detuvo a diez personas en el megaoperativo. Foto Fiscalía de Panamá.
La Policía Nacional de Panamá detuvo a diez personas en el megaoperativo. Foto Fiscalía de Panamá.

Los medios panameños dieron a conocer que el aparente líder de la banda en Panamá, cuya identidad no se dio a conocer, operaba desde un hotel en Punta Pacífica, corregimiento de San Francisco. La detenidos en Costa Rica también usaban un hotel en Heredia y un restaurante llamado El Marisco Vivo, en Sabana Norte como centros de operación y retención.

Sin rastro

Este miércoles el Ministerio Público aseguró que esta banda trajo al país de forma ilegal a 110 chinos, sin embargo, hasta el momento desconocen cuantos de estos continúan en territorio nacional.

Ante la consulta de La Teja sobre el paradero de estas víctimas, la Fiscalía Adjunta contra la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes informó que “hasta el momento no ha sido posible establecer cuántas de las víctimas se quedaron en el país y cuántas fueron trasladadas a otro destino”.

Emilia Navas, fiscala general, explicó que analizarán todos los documentos y computadoras decomisadas para buscar la forma de conocer el paradero de estos orientales.