Rocío Sandí, Reiner Montero.19 junio

Dos hombres encapuchados entraron a una casa y armaron una balacera que dejó cuatro hombres muertos y uno herido.

El homicidio múltiple se dio este miércoles a las 12:20 de la madrugada en Guápiles de Pococí, de la gasolinera JMS 100 metros al norte, 100 al oeste y 75 al norte, cerca de la Expo Pococí.

Dos de los hombres murieron en la casa y los otros dos en el Hospital de Guápiles. Foto: Reiner Montero.
Dos de los hombres murieron en la casa y los otros dos en el Hospital de Guápiles. Foto: Reiner Montero.

La Fuerza Pública recibió un reporte por parte de varios vecinos que indicaron que escucharon balazos y gritos dentro de la vivienda y al llegar encontraron cinco hombres baleados, por lo que llamaron a la Cruz Roja.

Los paramédicos los revisaron y declararon fallecidos a dos de ellos, uno fue identificado como Yehicol Carrillo Alfaro, de 22 años y el otro fue un menor de 15.

Los otros tres afectados fueron llevados al Hospital de Guápiles, ahí fallecieron Richard Campos Morgan de 22 años y Arnold Villegas Chavarría de 24; el quinto herido, de apellido López y de 22 años, está estable.

Los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informaron que las víctimas mortales recibieron balazos en la cabeza, el pecho, el estómago y la espalda, mientras que el sobreviviente fue herido en el codo izquierdo, la espalda y la pierna izquierda.

Los oficiales están a la espera de conversar con López para establecer con claridad cómo se dio el ataque y quiénes son los responsables.

Marisel Rodríguez, vocera del OIJ detalló que por el momento la versión que manejan es que dos hombres vestidos de negro y con las caras tapadas llegaron a la casa por la parte trasera.

Aprovechando que no había ningún tipo de portón o muro de seguridad rodearon la vivienda y llegaron hasta la puerta principal, la cual estaba abierta.

Los oficiales entrevistaron a varios vecinos y allegados a las víctimas para obtener información sobre ellos. Foto: Reiner Montero.
Los oficiales entrevistaron a varios vecinos y allegados a las víctimas para obtener información sobre ellos. Foto: Reiner Montero.

Luego se metieron a la sala donde estaban los cinco habitantes de la casa y sin decir una sola palabra empezaron a dispararles, luego huyeron. Los lugareños dijeron a las autoridades que no escucharon carros ni motos, por lo que, en apariencia, los asesinos escaparon de la escena a pie.

La Policía Judicial no descarta que el motivo del crimen múltiple sea una ajuste de cuentas por temas relacionados con drogas, ya que al revisar la casa encontraron una bolsa con picadura de marihuana, otra con 100 gramos de cocaína y entre 12 y 12 dosis de la misma droga ya lista, así como dos cajetas de crack.

Además, recogieron de la casa 18 casquillos de pistola. Todos parecieron haber sido disparados por los homicidas, ya que en la casa no se encontraron armas.

Los agentes informaron que Campos tenía antecedentes penales por los delitos de portación ilegal de arma y robo agravado y el sobreviviente también tiene antecedentes por portación ilegal de armas.

Los datos que han recabado los investigadores revelaron que la casa en la que se dio la masacre era alquilada por uno de ellos, pero todos vivían ahí. Ninguno de los involucrados tenía un oficio conocido.

Las autoridades están a la espera de los resultados de las autopsias para saber cuántos disparos tenía cada víctima y así determinar si el ataque iba dirigido a uno de los hombres en específico.

Marisel Rodríguez, vocera del OIJ: “Ellos estarían ligados a algún tipo de venta de drogas y los sospechosos los habrían atacado en un ajuste de cuentas”.