Adrían Galeano Calvo.4 septiembre, 2018

La banda dedicada a la trata de personas y que fue detenida la mañana de este martes, logró ganar más de $2,4 millones (casi ¢1.400 millones) al traer 110 chinos al país de forma ilegal.

El grupo era liderado por tres empresarios orientales.

El negociazo de este grupo llegó a su fin luego de que el OIJ, el Ministerio Público y la Policía Profesional de Migración llevaran a cabo el operativo “Cielo y Tierra”, en el cual se realizaron 40 allanamientos y se detuvo a 29 personas.

Este súper, localizado en Belén, fue uno de los puntos allanados. Foto: Alonso Tenorio.
Este súper, localizado en Belén, fue uno de los puntos allanados. Foto: Alonso Tenorio.

Michael Soto, ministro de Seguridad Publica, explicó que este grupo se aprovechaba de varios contactos para traer a los chinos a Costa Rica desde Asia y Europa. Una vez que los asiáticos llegaban al aeropuerto Juan Santamaría, en Alajuela, eran ayudados por funcionarios de Migración, quienes los dejaban entrar a suelo tico aunque no cumplieran con los requerimientos.

Soto indicó que estos chinos tenían dos destinos, uno era viajar a países como Estados Unidos y Canadá; y el otro quedarse en el país trabajando de forma ilegal en algunos de los negocios de la banda.

Emilia Navas, fiscala general, explicó que, de acuerdo con la investigación, este grupo traficó 110 chinos, cobraban $22 mil (casi ¢13 millones) por cada uno.

Además de los 29 detenidos, las autoridades confirmaron que lograron rescatar a dos de las victimas, quienes fueron encontradas en Pocosol de San Carlos.