Por: Silvia Coto, Bella Flor Calderón.   Hace 5 días
Alice Haskins y su hijo Bryan estaban muy asustados. Foto: Bella Flor Calderón
Alice Haskins y su hijo Bryan estaban muy asustados. Foto: Bella Flor Calderón

Una gringa, de 87 años, quedó muy afectada este domingo en la tarde, ya que ella y su hijo fueron asaltados en el centro de San José, por un ladrón le robaron un collar muy valioso a la señora. Además su hijo fue golpeado por el bicho cuando intentó defenderla.

Alice Haskins y su hijo Bryan Haskins, 65 años, llegaron este sábado al país provenientes de California con el objetivo de conocer algunos lugares de Tiquicia.

Alice contó que este domingo decidieron salir a caminar por el centro de San José y cuando estaban a dos cuadras del Hospital San Juan de Dios un bicho los atacó.

“Yo andaba un collar de oro que me regaló mi esposo y el cual era un tesoro para mí. Él me lo compró hace 50 años y murió hace dos años, por lo que significada para mí en lo sentimental, a pesar de que vale $5.000 (carca de ¢3 millones)″, contó la viejita.

Ella asegura que el asaltante la agarró del cuello y le hizo arrancado el collar, por lo que su hijo al ver lo que pasaba decidió enfrentar al bandido para que soltara a su madre, quien no dejaba de llorar y suplicar por ayuda.

El ladrón se enfrentó a Bryan y lo golpeó en varias ocasiones en la cara, mientras que la gente al ver lo que pasaba empezó a acercarse para ayudarlos, pero el bicho salió como alma que lleva el diablo con el collar en uno de los bolsillos de su pantalón.

Cuando la Policía llegó solo encontraron a los gringos. Bryan tenía mucha sangre en su cara y camisa.

“Nos dijeron que viniéramos al hospital (San Juan de Dios) para que lo curaran y que teníamos que pagar $100, pero la gente que estaba esperando atención empezó a decir que nosotros necesitábamos ayuda porque somos de otro país y que no conocíamos a nadie, por lo que decidieron ayudarnos”, dijo la extranjera.

Al extranjero le tuvieron que curar una herida debajo del ojo derecho, pero lo dieron de alta poco después.

“Me asusté mucho por mi hijo, cuando vi que le pegaban y también estoy muy triste por mi collar, era algo muy querido para mí”, dijo la extranjera.

Doña Alice y su hijo fueron ayudados por una señora (no trascendió su identidad) que los llevó al OIJ para que pusieran la denuncia. Ellos estarán dos semanas en el país y no pierden las esperanzas de que el amado collar de la mujer aparezca.

Los afectados le dieron a la Policía una descripción del sospechoso.

Los extranjeros aseguraron que no pensaron que fuera tan peligroso caminar por el centro de San José.

En lo que va del año, 538 personas han denunciado haber sido asaltadas cerca de donde atacaron a los gringos.