Adrían Galeano Calvo.22 septiembre, 2018
La mujer fue detenida junto a su hijo este viernes Foto OIJ
La mujer fue detenida junto a su hijo este viernes Foto OIJ

La cajera de un bar y su hijo de tan solo 15 años fueron detenidos por el OIJ como sospechosos de darle por la jupa a un hombre al usar los datos de su tarjeta para hacer varias compras por Internet.

La mujer fue identificada como una nicaragüense de apellidos Moreira Alemán, de 42 años, sin antecedentes penales. Mientras que la identidad de su hijo no se dio a conocer por tratarse de un menor de edad.

Los agentes judiciales los detuvieron la mañana de este viernes luego de allanar la casa en la que viven en San Rafael de Heredia. Ambos son sospechosos del delito de fraude informático.

Sorpresa desagradable

De acuerdo con el informe de la Policía Judicial, los hechos por los cuales fueron detenidas estas personas iniciaron el lunes 30 de julio de este año, cuando el ofendido, cuya identidad no se dio a conocer, llegó a echarse unos tapis al bar en el que trabajaba Moreira como cajera, ubicado en Heredia centro.

Ese día el hombre pagó sus tragos y se fue tranquilamente a su casa. Al día siguiente, la víctima le dio por revisar cómo estaba su cuenta bancaria, dándose cuenta que le aparecían movimientos por compras realizadas por Internet por un total de $600 (más de ¢347 mil), por lo que salió poner la denuncia en el OIJ.

Cuando los agentes entrevistaron al ofendido, este les contó que el último lugar donde usó su tarjeta fue en el bar herediano. Además, se dieron cuenta que los objetos comprados (que no fueron detallados por el OIJ) iban a llegar a Costa Rica por medio de una empresa de envíos.

“Una vez que se visitó dicha entidad (empresa de envíos), pudieron obtener la dirección del sitio en Costa Rica donde debían entregar las compras realizadas por Internet, siendo así como lograron determinar que correspondía al lugar de residencia de la cajera del bar que visitó el ofendido”, indica el boletín del OIJ.

A su nombre

En cuanto al papel del joven de 15 años, las autoridades confirmaron que él fue quien se encargó de realizar las compras con los datos de la tarjeta de la víctima, pues se logró confirmar que el muchacho dio su nombre para que se le entregaran los paquetes.

La madre y su hijo actuaron de forma muy veloz el día de los hechos, pues de acuerdo con los agentes, las compras fueron hechas en cuestión de pocas horas, entre la noche del 30 de julio y la madrugada del 31 de ese mismo mes.

El OIJ confirmó que en el allanamiento lograron decomisar evidencia de importancia; sin embargo no se preció de qué objetos se trataba.