Rocío Sandí.28 junio, 2018
Ramón se bajó del carro y trató de refugiarse en una casa, pero a los diez metros cayó y los asesinos lo liquidaron. Foto: José Cordero.
Ramón se bajó del carro y trató de refugiarse en una casa, pero a los diez metros cayó y los asesinos lo liquidaron. Foto: José Cordero.

El colombiano asesinado a balazos este miércoles en Zapote había entrado al país como refugiado.

Luis Ángel Ávila, subdirector interino del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), identificó a la víctima mortal como Ramón Sánchez Zúñiga, de 32 años, quien ya tenía el estatus de residente en el país.

Él alquilaba un cuarto en una casa en Tres Ríos de La Unión y no tenía ningún oficio conocido.

El día del ataque, Sánchez viajaba de acompañante en un carro propiedad de la familia que le alquilaba la habitación. El chofer del vehículo era un joven de 17 años, hijo de los caseros del colombiano.

La Policía Judicial explicó que el miércoles, cuando los hombres iban pasando por el costado oeste del redondel de Zapote, fueron atacados a balazos por otros dos sujetos que iban en una moto.

Varias personas vieron a los gatilleros y le dieron la descripción a las autoridades. Foto: José Cordero.
Varias personas vieron a los gatilleros y le dieron la descripción a las autoridades. Foto: José Cordero.

Ramón se bajó del carro y corrió para buscar refugio, pero a los diez metros cayó. Los gatilleros llegaron hasta donde él y lo remataron.

Sánchez recibió tres balazos mientras que el adolescente cuatro. El muchachito fue llevado al Hospital Calderón Guardia, donde permanece internado en condición estable.

Los testigos le dijeron a los agentes del OIJ que los agresores usaban una casco negro y otro rojo y que luego del ataque huyeron hacia el precario Las Rosas, localizado también en Zapote.

Los oficiales revisaron el lugar y encontraron una moto similar a la que describieron los testigos y la decomisaron.

Los investigadores dijeron que la víctima no tenía antecedentes. Foto: José Cordero.
Los investigadores dijeron que la víctima no tenía antecedentes. Foto: José Cordero.

El pasado 30 de mayo en Calle Blancos otro colombiano identificado como Gabriel Gómez Pineda, de 30 años, fue asesinado de múltiples balazos por dos gatilleros que viajaban a bordo de una motocicleta.

Esa vez la víctima fue Gabriel Gómez Pineda, de 30 años.

El crimen se registró en San Gabriel de Calle Blancos, frente a la compañía Accesos Automáticos, en el sentido Calle Blancos- La Uruca.

Otro colombiano fallecido recientemente fue el empresario Miguel Ángel Peña Meneses, de 61 años, asesinado en Sarapiquí.

Dos individuos que simularon ser clientes lo mataron en la compra y venta de su propiedad situada en barrio Yacaré de Puerto Viejo, en Sarapiquí, Heredia.

El ataque se produjo a las 9:03 a. m. cuando los homicidas bajaron con toda naturalidad de un automóvil de color blanco, marca Hyundai, que estacionaron frente al negocio.

Cuando al sitio llegaron socorristas de la Cruz Roja de Puerto Viejo determinaron que la víctima había muerto.