Alejandra Portuguez Morales.10 julio

Dos sujetos, de apellidos Medina Aguilar y Solís Jiménez, pasarán los próximos 25 años de sus vidas en la cárcel, ya que los jueces de Nicoya los condenaron por robarle y asesinar a Jorge Campos Rodríguez, de 63 años.

Campos se dedicaba a la venta de madera y, además, cuidaba una finca, en la que vivía y donde lo mataron.

De acuerdo con la acusación del Ministerio Público, Medina sabía que Campos iba a recibir una plata por la venta de una madera y llegó junto con Solís hasta la casa de Campos la madrugada del miércoles 4 de setiembre del 2019.

La vivienda es en San Joaquín de Pueblo Viejo de Nicoya.

Jorge Campos era el cuidador de una finca y fue dentro de esta casa que lo mataron. Foto: Cortesía de Guana/noticias para La Teja
Jorge Campos era el cuidador de una finca y fue dentro de esta casa que lo mataron. Foto: Cortesía de Guana/noticias para La Teja

Los tipos forzaron una puerta y luego atacaron a Campos, golpeándolo en reiteradas ocasiones. Le amarraron los pies y las manos y le cubrieron la cabeza con una funda de tela, para matarlo por asfixia.

De acuerdo con la acusación, al fallecido todavía no le habían pagado la plata por la venta de la madera, algo que los atacantes no sabían. Por eso, al registrar la casa no encontraron dinero y solo se robaron un celular.

Campos era de San Ramón de Alajuela, pero tenía muchos años de vivir en Guanacaste.

El homicidio fue descubierto por un lugareño que le extrañó ver la puerta abierta y no haber visto a Campos durante el día.