Alejandra Portuguez Morales, Keyna Calderón.23 mayo

La amistad de Bryan Montero Zúñiga, de 22 años, y Kenneth Murillo Gómez, de 20, los llevó a la cárcel y ahora deben descontar una pena de 50 años por los delitos de homicidio, tentativa de homicidio y un robo.

La sentencia fue dictada en la sala 7 de los Tribunales de Cartago este jueves en la mañana.

Los jueces explicaron que por los primeros dos delitos les impusieron 25 años por cada hecho y les sumaron 5 años por el robo, para un total de 55 años, pero la pena queda en 50 por ser la pena máxima posible en el país.

Bryan Andrey Montero Zúñiga y Kenneth Josué Murillo Gómez escucharon la sentencia en los Tribunales de Cartago. Foto: Keyna Calderón
Bryan Andrey Montero Zúñiga y Kenneth Josué Murillo Gómez escucharon la sentencia en los Tribunales de Cartago. Foto: Keyna Calderón

El caso por el que los juzgaron ocurrió en San Antonio de Padua, en Agua Caliente de Cartago, el jueves 17 de mayo del 2018 a las 10 de la noche.

Aquel día acabaron con la vida de Michael Jesús Salas Alvarado, de 28 años, quien recibió un disparo en la cabeza y murió en el hospital Max Peralta. Además fue baleado en el pecho Isaac Corrales Corrales, quien sobrevivió.

Las autoridades dijeron que se debió a un pleito de territorio por venta de drogas. Las víctimas tenían antecedentes penales, Salas por los delitos de agresión con arma e introducción de droga a centros penales y Corrales por agresión con arma de fuego, receptación y asalto.

El hombre que falleció tenía tres hijos menores de 5 años y los condenados son padres de bebés.