Rocío Sandí.12 junio
La buseta destruyó la sala, la cocina y los cuartos de la casita. Foto: José Cordero.
La buseta destruyó la sala, la cocina y los cuartos de la casita. Foto: José Cordero.

Doña Aurora Larios creyó que estaba en medio de un terremoto cuando sintió que su casita se movía para todo lado en medio de un estruendo.

Ella estaba durmiendo pero el alboroto la despertó y a los segundos se percató de que no se trataba de un temblor, sino que una microbús había caída sobre su vivienda.

Los bomberos informaron que el suceso ocurrió este miércoles a eso de las 6:20 de la mañana en el sector 7 de Los Guido de Desamparados, de la iglesia católica 75 metros al norte.

Larios no pudo evitar que se le salieran las lágrimas debido al susto tan grande que sufrió.

“No podía salir del cuarto, quedé como estripada, tuvieron que llegar a ayudarme. Yo padezco del nervio ciático, de azúcar, soy hipertensa y me puse mal por el susto”, dijo.

Varios curiosos llegaron a ver cómo sacaban el vehículo del complicado lugar en el que cayó. Foto: José Cordero.
Varios curiosos llegaron a ver cómo sacaban el vehículo del complicado lugar en el que cayó. Foto: José Cordero.

“Gracias al Señor estamos bien, yo le pedí al muchacho (chofer de la microbús) que por favor nos ayude, yo sé que no fue culpa de él lo que pasó, pero necesito que responda por los daños”, agregó.

Aurora dijo que cuando se dio el accidente sintió una gran preocupación por sus hijos, pero por dicha ellos también resultaron ilesos.

Karla Salas, una de las hija de la señora, dijo que al momento del incidente había en la casa siete personas, cuatro menores de seis, siete, ocho y quince años y tres adultos.

“El muchacho de la buseta estuvo aquí con nosotros un rato, dijo que se quedó sin frenos, después se fue porque tenía dolor en un brazo que se golpeó”, narró.

Ella dice que aunque su familia está preocupada por la afectación económica que sufrió, sabe que son muy afortunados de estar con vida.

La casa sufrió muchos daños. La familia espera que el busetero se haga responsable. Foto: José Cordero.
La casa sufrió muchos daños. La familia espera que el busetero se haga responsable. Foto: José Cordero.

Los vecinos aseguran que ellos escucharon al chofer del carro pegando gritos de la desesperación de haberse quedado sin frenos, incluso lo vieron maniobrara que evitar atropellar a las personas que caminaban por la zona.

“Yo estaba durmiendo y escuché un golpe y unos gritos y me asusté. Siempre hemos salido que este lugar es peligroso y temíamos que algo así pasara, gracias a Dios no hay heridos graves”, expresó Dennis Salazar.

Al parecer, el busetero, cuyo nombre no fue revelado por las autoridades, trabaja transportando estudiantes, pero cuando se dio el accidente iba solo en el vehículo.

A eso de las 8:30 de la mañana del miércoles una grúa llegó a sacar la microbús.

7 personas estaban en la casa en la que cayó la buseta