Por: Alfonso Quesada.  14 febrero

Mientras el obispo de San José, José Rafael Quirós, le pide a los católicos no creer en duendes, estos pequeños siguen haciendo de las suyas.

A las 5:04 de la tarde las autoridades recibieron la alerta de que una niña de solo cuatro añitos había desaparecido de su casa, la pequeña se fue caminando solita y apareció kilómetro y medio río abajo sana y salva.

Este caso se dio solo cuatro días después de que un niño de tres años, de nombre Thiago, desapareciera de su casa y pasara 15 horas perdido.

La niña vive en finca Puntarenas de Osa y de un momento a otro sus papás no la encontraron por ningún lado, por lo que pidieron ayuda.

De inmediato varios oficiales de la Fuerza Pública y lugareños empezaron una búsqueda que acabó a las 6:15 p. m., cuando uno de los vecinos encontró a la pequeña.

Thiago apareció a unos dos kilómetros de la casa en la que vivía con los papás. Foto: Alonso Tenorio.
Thiago apareció a unos dos kilómetros de la casa en la que vivía con los papás. Foto: Alonso Tenorio.

Según contó a Policía, la niña iba caminando sola por la orilla de un río y descalza, ya la pequeña había recorrido kilómetro y medio solita.

Cuando las autoridades revisaron a la chiquita vieron que estaba en perfecto estado de salud.

Decenas de policías y vecinos participaron en la búsqueda de Thiago. Foto: MSP.
Decenas de policías y vecinos participaron en la búsqueda de Thiago. Foto: MSP.

El caso de Thiago fue muy parecido, el pequeño desapareció de su casa en Santiago de Paraíso (Cartago) a eso de las 5 p. m. del sábado. Lo encontró el domingo, cerca de las 8 a. m, don José Olivares, un vecino que colaboraba en la búsqueda. El niño estaba en una acequia de unos dos kilómetros de la plaza de Santiago. Estaba llorando y agarrándose de una piedra para tratar de salir.

Thiago fue llevado de emergencia al Hospital Nacional de Niños, pero afortunadamente no tenía heridas serias, solo unos raspones en la cara, los brazos y las piernas.

Las autoridades piden a los padres de familia tener mucho cuidado con los niños y mantenerlos bajo vigilancia para evitar que se den más situaciones como estas.