Sucesos

Dueño de Meco fue enjachado por manifestantes y dueña de H. Solís salió por sótano de tribunales

La audiencia finalizó a las 11 de la mañana de este lunes y se reanudará la mañana de este martes

Este lunes inició la audiencia de apelación de las medidas cautelares dictadas a 14 de los 30 detenidos por el caso “Cochinilla”, en el que se investiga una supuesta red de sobornos entregados por constructoras a funcionarios del Mopt y Conavi a cambio de adjudicaciones de obras viales.

Carlos Cerdas, dueño Meco, tuvo un “caluroso” recibimiento al llegar con su abogado a los Tribunales de Goicoechea, pues varios manifestantes lo estaban esperando y se acercaron a él para enjacharlo.

Algunos le gritaron “no a la impunidad”, otros le dijeron cosas mucho peores.

Cerdas tuvo que pagar una fianza de $5 millones (más de ¢3.100 millones) para quedar libre.

La que no tuvo tantos inconvenientes para entrar fue Mélida Solís, dueña de H. Solís, quien junto a su abogado Francisco Campos, pareja de la exfiscal general Emilia Navas, ingresó al edificio sin decir una sola palabra. La empresaria pagó una fianza de $3 millones (más de ¢1.800 millones) para quedar en libertad.

La Fiscalía apeló la resolución que los dejó libres y pide como medida preventiva un año de cárcel.

La oficina de prensa del Poder Judicial no detalló la cantidad de investigados y abogados que estuvieron presentes en la audiencia que finalizó a las 11 de la mañana, solo señalaron que varios de ellos participaron de la diligencia de forma virtual por medio de la plataforma Microsoft Teams.

“Se lograron evacuar los recursos de Arce Alpízar (supuesto intermediario entre constructora y funcionarios), Rivera Campos (Conavi), Chávez Mora (Conavi), Bonilla Guillén (Meco), Solís Vargas (dueña H. Solís), Lobo Bejarano (Conavi) y Quesada Pérez (Mopt), Herrera (Conavi) Cerdas Araya (dueño Meco), cuya resolución será tomada al final de las audiencias de apelación”, informó la oficina de prensa.

Una situación que causó polémica fue el hecho de que Mélida Solís no salió de los tribunales por la puerta principal, pues uno de sus carros ingresó al sótano para recogerla. Al parecer, esto se dio por un tema de seguridad que fue coordinado entre su abogado y la administración de los tribunales.

“Se aclara que ni el juez a cargo de la audiencia ni las personas encargadas de la diligencia de apelación han participado en la toma de determinaciones referidas a la forma de ingreso o egreso de las instalaciones del edificio de Tribunales de Justicia de ningún imputado o imputada o defensor”, informó prensa del Poder Judicial.

La audiencia continuará este martes 13 de julio a las 8:30 de la mañana y se extenderá por varios días.