Keyna Calderón.31 enero

Tres hombres fingieron ser pintores para meterse a la casa cural de la parroquia Santa María Goretti en La Pitahaya de Cartago.

Los antisociales andaban con ropa de trabajo, uno de ellos aprovechó que una persona iba entrando a la casa cural y le dijo que iban a hacer un trabajo de construcción, así lo dejaron entrar. Luego el delincuente dejó ingresar a los otros dos cómplices.

Una vez adentro buscaron al sacristán, sacaron un arma de fuego de una cubeta y se la pusieron en la cabeza, le pidieron que abriera la caja fuerte, además que los llevara hasta donde estaba el sacerdote.

Luego los antisociales hirieron con la cacha del arma al sacristán, al cura y a la mamá de este último que estaba con ellos.

Tres ladrones fingieron ser pintores para meterse a la casa cural de la Parroquia Santa María Goretti en La Pithaya de Cartago. Foto: Keyna Calderón
Tres ladrones fingieron ser pintores para meterse a la casa cural de la Parroquia Santa María Goretti en La Pithaya de Cartago. Foto: Keyna Calderón

Ericka Madriz, jefa policial de Cartago, aseguró que dichosamente no hay vidas que lamentar.

“Los afectados estaban muy nerviosos ya que les dieron indicaciones de que no los podían ver y que no hicieran movimiento”, dijo Madriz.

La Cruz Roja de Cartago atendió a los tres heridos, tenían golpes, pero no necesitaron ser llevados al centro médico.

“Los afectados se encuentran bien y gracias a Dios no hay situaciones a nivel humano que lamentar. Se procede a hacer los trámites judiciales correspondientes ante las autoridades del caso”, indicó la Diócesis de Cartago mediante un comunicado.

Madriz dijo que de momento se desconoce si se robaron algo.

Erick Navarro, un vecino del lugar, dijo que esta situación es preocupante, incluso recordó que hace unos meses también fue víctima de la delincuencia en esa zona.

“Desgraciadamente ha habido un descuido en esta zona por parte de la seguridad, a tal punto que ni los lugares de oración y recogimiento espiritual están a salvo. El aumento de delincuentes es preocupante porque todos corremos riesgo sin importar dónde estamos”, dijo Navarro.